x

¡No es broma! Alguien creó una religión basada en Blockchain

Una polémica propuesta desarrollada en el mundo de las criptomonedas ha dado de qué hablar en el mundo: una religión basada en Blockchain que pretende democratizar el credo y las operaciones, descentralizar sus sistemas de gobierno y darle a los feligreses la opción de tomar decisiones.

La religión basada en Blockchain

Pensamos que lo habíamos visto todo cuando un grupo de personas tomó la filosofía Jedi de las películas de Star Wars para convertirla en una religión; cuando la cienciología, una doctrina que parece salida de una película de ciencia ficción, tomó fuerza en varias partes del mundo, o cuando un puñado de gente adoptó una fe basada en un monstruo de espagueti volador.

La propuesta de la religión basada en Blockchain fue desarrollada por Matt Liston, el fundador de Augur, una plataforma de predicción del mercado criptográfico.

Liston reveló su iniciativa el 19 de mayo durante un evento en Nueva York, donde repartió 40 copias de lo que denomina como flame paper, describiendo cómo proyecta el modelo de gobierno religioso que denominó 0xΩ.

Este sistema elimina intermediarios en la tarea de compartir o transferir información. Cada integrante se convierte en parte de un gigante libro de cuentas en el que los registros o bloques están enlazados y encriptados para proteger las transacciones. Es decir, se convierte en una base de datos segura para todo tipo de transacciones.

“En esta religión, la gente podrá participar e involucrarse a través del voto y así cambiar la naturaleza y estructura del sistema”, refirió la artista Avery Singer, quien acompañó a Liston durante la presentación de este proyecto.

Religión basada en Blockchain

Esta religión basada en Blockchain tiene como fin democratizar que se dona a las religiones.

¿Y si se implementa este sistema en una religión existente?

La idea detrás de esta controversial iniciativa es que el “criptoculto” pueda ser implementado en alguna religión existente para, por ejemplo, poner las escrituras en Blockchain, administrar recursos, financiar proyectos e incluso, nombrar líderes.

“Es un marco de referencia religioso que podría permitir a las creencias actualizarse más rápido y democratizar la relación entre membrecía y convergencia sobre lo que todos creen en esta religión”, declaró Liston.

La información, dada a conocer por Forbes, explica que el sistema de Blockchain podría eliminar la necesidad de que la fe tenga autoridades gubernamentales para que los creyentes tengan más influencia en las decisiones de su religión actuando como parte de un enorme libro de cuentas. ¿Te imaginas qué pasaría si el poder hegemónico de los líderes religiosos pasa a manos de la multitud? ¿Crees que las religiones se podrían mantener en pie?

¿Qué pasaría se usara el Blockchain en la Iglesia Católica?

En la actualidad, México ocupa el segundo lugar a nivel mundial con más feligreses católicos y el noveno puesto en cuanto a países que más aportan donaciones al Vaticano, obtenidas de las limosnas y los diezmos.

Sin embargo, a pesar de que los fieles entregan voluntariamente sus donaciones a la iglesia, según (Aedos), 35% de los mexicanos está en contra de que las congregaciones religiosas manejen dinero, otro 35% lo rechaza a medias y el resto (30%) lo asimila como algo natural.

Y te preguntarás: ¿Qué pasa con ese dinero que llega a las arcas del Vaticano? Para hallar la respuesta, debes saber que el pasado mes de mayo, la Santa Sede presentó su balance anual de 2017 del Instituto para Obras de Religión (IOR), conocido como Banco Vaticano, en el que revela que ofreció su servicio a alrededor de 15,000 clientes, lo que significa recursos de casi 5 billones 300 mil euros de recursos financieros.

Problemas con la administración de recursos de la Iglesia

El uso de recursos y poca transparencia del Vaticano siempre ha sido un tema polémico. El banco del Vaticano se fundó en 1943 por Pío XII y en su historia ha acumulado varios escándalos. Tal es el caso del “fraude” de monseñor Paul Marcinkus, un arzobispo estadounidense que dirigió la IOR, a quien se le atribuye la quiebra del Banco Ambrosiano, y fue protegido por Juan Pablo II de la justicia italiana. Sus dos principales aliados: el abogado de la mafia Michele Sindona y el banquero Roberto Calvi fueron asesinados.

Según publica El País, en 2009 el economista que Benedicto XVI eligió, Ettore Gotti Tedeschi, redactó un expediente con documentación sensible, lo entregó a dos amigos de confianza y les dijo: “Si me asesinan, aquí está la razón de mi muerte”. Este mensaje se debió a que descubrimientos en algunas de las 24,000 cuentas opacas del banco.

El caso más reciente se descubrió en 2017. El portavoz del Vaticano, Greg Burke, explicó que se trata de un posible fraude de 17 millones de euros a través de un fondo de inversión que habría dilapidado fuertes sumas de dinero en malas inversiones y en elevadas cifras pagadas en comisiones y asesorías.

Quizá te suene a ciencia ficción o te parezca extraído de la saga de libros de Dan Brown. Si los feligreses estuvieran al tanto de este tipo de movimientos financieros opacos, y si ellos tuvieran oportunidad de intervenir a través del Blockchain para que las operaciones financieras fueran más transparentes, ¿crees que la religión católica seguiría su curso? ¿O habría una especie de revolución en la iglesia?

También podría interesarte:

¿Estarías de acuerdo en que las religiones estén sujetas a un sistema de criptomoneda?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *