x

No es que no te ame, es que padece filofobia

“El amor es un misterio. Todo en él son fenómenos a cual más inexplicable; todo en él es ilógico, todo en él es vaguedad y absurdo”. Eso decía Gustavo Adolfo Bécquer y cuánta razón tenía. Y es que cada cabeza es un mundo y cada corazón también. Si notas que tu pareja actúa raro, quizá no es que no te ame, es que padece filofobia y hoy te contaré un poco más sobre esto.

¿Qué es la filofobia?

Como su etimología lo indica, filofobia es el miedo al amor. Sí, así como lo lees, hay personas que no solo le temen, les aterroriza y entran en crisis cuando se ven involucrados en este sentimiento.

De acuerdo con la psicóloga emocional Ciara Molina, la filofobia no solo es un miedo a la palabra o la emoción, sino que está relacionada con lo que implica sostener una relación amorosa.

Padece Filofobia

¿Cómo detectarlo?

Quizá has estado con una persona que de la nada huye cuando todo parece genial, que te evita después de un gran día, que le cuesta comprometerse. Todas estas señales indican que puede padecer filofobia.

Algunos de los síntomas que pude sentir la persona que sufre este mal son muy similares a la ansiedad:

  • Mareos
  • Náuseas
  • Sudoración excesiva
  • Taquicardia
  • Ataques de pánico
  • Temblores
  • Sensación de falta de oxígeno
  • Confusión mental
  • Sequedad en la boca
  • Pérdida de Control
  • Impulsividad

Como ves, no es nada fácil para la persona que experimenta la filofobia; sin embargo, desde fuera también es posible darnos cuenta si alguien cercano sufre este mal.

Conductas

Algunas de las conductas más comunes para identificar a alguien que padece filofobia son:

  • Se aíslan emocionalmente cuando la otra persona reduce la distancia emocional (evitar citas, llamadas, mensajes, etc.).
  • Eligen personas completamente diferentes para justificar el fracaso de su relación
  • Buscan defectos en sus parejas para justificar el abandono de la relación
  • Se enamoran de personas inalcanzables
  • Suelen provocar disputas buscando que sea la otra persona la que se aleje

Padece Filofobia

Comunicación y confianza, claves para enfrentar la filofobia

Una de las principales acciones a realizar cuando se padece filofobia es comunicar a la persona con la que nos involucramos cómo nos sentimos. Claro que para esto primero es necesario aceptar el problema y, lo más recomendable, acudir con un especialista que ayude a la solución del problema.

Y es que la persona que sufre filofobia no solo le teme a las mariposas en el estómago, también tiene “miedo a perder la individualidad, miedo a no sentirse una persona libre, miedo a ser abandonado y miedo a que nuestra pareja no cumpla las expectativas que nosotros nos habíamos hecho de cómo debe comportarse dentro de la relación”.

Este comportamiento puede estar ligado a alguna vivencia previa a la relación o quizá algo que observaron en casa o un círculo afectivo cercano. Si crees que tú o tu pareja padece de filofobia, no lo dudes, háblalo de la manera más abierta posible y trabajen juntos o individualmente. Lo importante es hacer algo al respecto en lugar de huir del miedo.

También podría interesarte…

10 cosas que le pasan a tu cuerpo cuando te enamoras

Grafología en el amor: la introspección sin aburrimiento

¿Qué hacer cuando el condón se queda adentro?

Casi licenciada en Letras Clásicas, amante del café, la literatura, la escritura y la música. Distraída. Futbolista de domingos.

Comments

  1. Siento que faltó un poquito más en el artículo. Yo tuve filofobia (aún no sé si la superé del todo), y yo me moría de ganas por amar y ser amada, por tener una relación, yo no deseaba eso de ‘sentirme libre’ ¡En verdad quería! Pero con el solo hecho de empezar a estrechar lazos con un chico, incluso aunque este me gustara, me entraba un miedo inexplicable. No era miedo al rechazo, o al dolor, todo el mundo teme a eso, solo tenía miedo e incómodidad, así con cada persona con la que pudiera haber algo más y se mostrara cariñosa. Yo sufrí mucho por que de verdad quería superar ese miedo absurdo, que no pensaran que no quería formalizar solo por que sí. Las fobias no son miedos racionales, son cosas que ocurren y que puede que incluso uno no sepa por qué.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *