x

Nuevo tratamiento contra el alzheimer: un microchip

nuevo tratamiento contra el alzheimer

Un día por la mañana se te hace tarde para ir al trabajo. Recoges todo lo que llevas a diario, tu bolso o portafolio, tal vez la mochila donde llevas tu lunch o el termo con café. Estás por abrir la puerta y de repente te detienes frente a ella, paralizado, gritas: “¡¿Dónde están las llaves?!” Alguien a lo lejos contesta: “¿Qué pasa, qué sucede?” y sale de algún cuarto de la casa corriendo para verte…

— Se me hace tardísimo. Ya me tengo que ir, pero no encuentro mis llaves…

— Cariño, las llaves las traes en la mano – contesta esa persona que vive contigo.

La experiencia queda como un simpático recuerdo en la mente de alguien, tal vez no en la tuya. Cuando este tipo de episodios comienzan a ser repetitivos y se aumentan otros factores como olvidar a dónde vas o por qué vas allí, son parte de los primeros síntomas… probablemente, padezcas alzheimer.

En una entrevista con la BBC Mundo, Claire Walton, directora de la unidad de investigación de la Sociedad de Alzheimer en Reino Unido, explicó que solo se tienen registros de casos en los que personas de 30 años han presentado alzheimer; por lo regular las personas que padecen de la enfermedad tienden a ser mayores de 60 años, por lo que aquellos de 50 años de edad que la padecen son considerados como precoces.

En el mundo, el alzheimer afecta a 44 millones de personas. En México existen, por lo menos, 800 mil adultos mayores de 60 años que lo padecen. La enfermedad, que fue nombrada así a principios de 1900 por el psiquiatra alemán Alois Alzheimer, acapara entre el 60 y el 70% de las enfermedades mentales en adultos mayores en el país, de acuerdo con el Instituto Nacional de Geriatría (Inger).

Actualmente existen dos métodos novedosos para combatir el padecimiento: un chip y una droga. En esta ocasión queremos hablar solo de un nuevo tratamiento contra el alzheimer, que es el microchip, esa pequeña partícula electrónica que se coloca en el cerebro de los pacientes como si fuera un implante, es decir, una parte más de su organismo.

Lo que el microchip hace es crear un puente electrónico para que las neuronas puedan codificar todos los mensajes, entre ellos la orden de recordar algo y que la zona del cerebro donde se aloja esa información sea activada también. La idea del nuevo tratamiento contra el alzheimer se creó de una manera más general; es decir, para atender los daños neuronales creados por diversas razones.

Ted Berger, profesor de ingeniería biomédica de la Universidad del Sur de California, en Los Ángeles, Estados Unidos, explicó para CNN el origen del proyecto del microchip:

“Realizamos un registro de memoria en la zona del cerebro afectada y luego esos datos los utilizamos para conocer qué había sucedido allí, entonces utilizamos los electrodos para simular cómo funcionaría de manera correcta la zona afectada”.

Tanto Berger como Rob Hampson –profesor de fisiología y farmacología de la universidad de Wake Forest—aseguran con sus experimentos en ratas y monos que las funciones cerebrales pueden ser reemplazadas por señales de electrodos.

Algo que no se puede dejar de lado, explican ambos expertos, es que con el alzheimer varias partes del cerebro están dañadas, lo que resulta difícil saber de manera exacta en qué sitio colocar los electrodos.

Constantine Lyketsos, profesor en psiquiatría y ciencias del comportamiento en el Instituto John Hopkins de Medicina en Baltimore, Estados Unidos, es aún más escéptico:

“La memoria implica circuitos difusamente dispersos por todo el cerebro por lo que es difícil de imaginar que un tratamiento así tenga éxito con pacientes de  Alzheimer; no así con las víctimas de accidente cerebrovascular o lesión cerebral localizada”.

Aunque el microchip como implante permanece en estado de prueba de laboratorio, una variable en presentación de gadget ya está comenzando a comercializarse.

El sitio Tic-beat recuerda que, al momento, son dos empresas las que principalmente se encargan de propagar esta especie de tecnología denominada “bio-hacking”. Thync, por ejemplo, “diseña auriculares que mandan impulsos eléctricos que alteran el estado anímico cerebral; mientras que Nootrobox produce componentes que mejoran la capacidad cognitiva combinando cafeína con ingredientes activos del té”.



Comments

  1. edwin geovanny bonilla caballero

    hola yo llevo muchos años sufriendo varios tipos de enfermedad mental sera que hay algo que me pueda ayudar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *