x

5 obras de Frida Kahlo para conocer sus dolencias, emociones y pensamientos

Me pinto a mí misma es el nombre de la exposición que llega al Museo Dolores Olmedo (después de casi dos años de gira por Estados Unidos, Rusia y Corea). Está basada en una frase del diario de Frida Kahlo. Con esta, la artista decía que ella misma era su propia inspiración, porque era lo que mejor conocía.

De ahí que las dolencias, emociones y también pensamientos fueran los temas centrales de cada uno de sus cuadros. Si te preguntas: ¿qué tanto le ven a su obra o por qué es tan famosa?, podrás hallar la respuesta en sus vivencias –con las que fácilmente uno se puede identificar– dibujadas con sumo detalle y gran colorido en sus cuadros. Todo ello en conjunto forma parte de la imagen que la artista construyó a lo largo de su quehacer pictórico y que finalmente se convirtió en ícono.

La exposición del Dolores Olmedo te lleva a conocer, en un recorrido íntimo, algunas de las experiencias de la pintora (plasmadas en retratos, autorretratos y naturalezas muertas) que marcaron su descubrimiento de la pintura, ese oficio que la curó, transformó e inmortalizó.

Mientras te das una vuelta por el museo, aquí te cuento sobre algunas obras de Frida Kahlo que hablan de sus gustos, orígenes y –como alguna vez ella lo dijo– de los dos accidentes que tuvo en su vida: el del tranvía y el llamado “Diego Rivera”.

1. El camión

obras de Frida Kahlo

Para Frida, el descubrimiento de sí misma inició luego del accidente que tuvo en tranvía, el cual jamás se atrevió a pintar. Lo único que hizo fue un dibujo de este (por cierto: podrás verlo en la expo).

En cambio, de forma alegórica, la obra de El camión representa el incidente que la llevó a sufrir múltiples operaciones y, al mismo tiempo, marcó por siempre su existencia. Originalmente, cuando Frida estaba en la Escuela Nacional Preparatoria, pensaba estudiar medicina. Pero tras el accidente se dedicó a la pintura formalmente.

2. Unos cuantos piquetitos

obras de Frida Kahlo

El amor de Frida Kahlo y Diego Rivera fue digno de una telenovela. Su relación estuvo llena de pasión y también de infidelidades. Una de las más sonadas fue la aventura que tuvo Diego con la hermana de la pintora, Cristina Kahlo.

Cuando se enteró, Frida pintó este cuadro inspirándose en la escena de una noticia que leyó en el periódico: un señor apuñaló a su esposa 20 veces por celos, y cuando declaró dijo que solo habían sido unos cuantos piquetitos. Se dice que acabado el cuadro, Kahlo, adolorida por la traición, apuñaló varias veces el marco como un toque final.

Este y el cuadro de El Camión los encontrarás en la última sala, donde se exponen otras obras trágicas de la pintora.

3. La columna rota

obras de Frida Kahlo

Pintado en 1944, en esta pieza Frida se muestra estoica, en una actitud desafiante ante el espectador, a pesar de que su rostro está lleno de lágrimas. La devastación de su cuerpo se ve contenida gracias al corsé que lleva puesto. Pequeños clavos y tachuelas aparecen por todo su cuerpo, símbolos de los dolores físicos, pero que también aparecen como metáfora de los dolores del amor, como el clavo en su corazón.

4. Mi nana y yo

obras de Frida Kahlo

En la exposición también hay cuadros que comparten momentos en los que ella se convierte en dadora de vida. Este es uno de ellos, en el que se representa con cara de adulto y cuerpo de niña, siendo amantada por una nana. Frida recordaba a la mujer que fue encargada de alimentarla cuando era niña, pues su mamá ya no podía seguir haciéndolo, debido al nacimiento de Cristina, su hermana.

5. Autorretrato con changuito

obras de Frida Kahlo

En este cuadro, Frida se pintó entrelazada con su perro xoloitzcuintle y su mono araña, depositarios de su amor maternal. Recordemos que ella no pudo tener hijos, que era su gran anhelo. Sin embargo, en sus cuadros siempre está ese concepto dual de la vida y la muerte rescatada de la cosmogonía prehispánica.

¿Cuál de estas obras de Frida Kahlo es (o fue) tu favorita?

Frida Kahlo: Me pinto a mí misma

Horarios:  Martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas. Del 6 de julio al 22 de octubre.
Costo:  Público mexicano: $40 pesos; maestros y estudiantes: $20 pesos; público extranjero: $100.00 INAPAM y menores de 6 años: $5 pesos.
Todos los martes, entrada libre.

Más información:

Sitio oficial: www.museodoloresolmedo.org.mx
Facebook: museodoloresolmedo
Twitter: @DoloresOlmedo

También te puede interesar:

Museos de Frida Kahlo en la CDMX que todo fan conoce

Frida Kahlo: Me pinto a mí misma, ¿por qué visitar la exposición?

Todo lo que debes saber sobre la exposición de Picasso y Rivera en Bellas Artes

 

Comments

  1. Pingback: Museos de Frida Kahlo en la CDMX que un buen fan conoce

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *