x

Para los que “NO” nos gusta correr, los beneficios de caminar

Si para ti correr es equivalente a sufrimiento total, hay una de dos, puedes comenzar con un plan diario hasta superar el terror que te causa correr o apostar por los beneficios de caminar.

¿Cuáles son los beneficios de caminar?

Realizar una caminata por supuesto que trae beneficios y según el Instituto Mexicano del Seguro Social son los siguientes:

  • Fortalece el corazón reduciendo las probabilidades de complicaciones cardiovasculares.
  • Es excelente para el cerebro, ya que la función cognitiva se ve mejorada con una caminata diaria. En especial para las personas de la tercera edad, pues disminuye el riesgo de complicaciones en los vasos cerebrales reduciendo las probabilidades de demencia senil, entre otras enfermedades.
  • Desestresa y ayuda a mejorar el ánimo.
  • Si caminas 150 minutos por semana, puedes llegar a reducir hasta un 58% la probabilidad de padecer diabetes.
  • Mejora la resistencia cardiorrespiratoria, debido a que el aumento de resistencia pulmonar conducirá a tener pulmones más sanos y fuertes, capaces de resistir mejor a cualquier infección viral.
  • Ayuda a aliviar los síntomas de depresión.
  • Reduce el riesgo de padecer cáncer de colon y de mama. Esto porque las caminatas ayudan a agilizar la digestión evitando la acumulación de alimentos semidigeridos y materia fecal que pueden producir inflamaciones. Además al mejorar la irrigación de todos los órganos del cuerpo, el sistema de defensa del organismo funciona mejor.
  • Es bueno para los huesos. Las mujeres posmenopáusicas deben caminar por lo menos 1.5 km todos los días. De esta forma lograrán una mayor densidad ósea, lo que previene quebraduras.
  • Evita la obesidad y los depósitos de celulitis. Una caminata fuerte y corta varias veces al día logra tener el mismo efecto que una sesión de gimnasia aeróbica en el mantenimiento del peso corporal, pues equilibra el metabolismo.
  • Mejora la capacidad física para resistir enfermedades.

Caminar es fácil. No requieres adquirir zapatos especiales, aparatos, ni suscribirte al gimnasio.

Y tú, ¿para cuándo comenzarás a aprovechar los beneficios de caminar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *