x

El peligro del sedentarismo laboral

Un agresor silencioso que actúa a largo plazo, así es como cientos de personas describen al “síndrome del oficinista”, una enfermedad causada por el sedentarismo que ataca sigilosamente, provocando dolores de cabeza, espalda baja, cuello o muñecas. Se manifiesta generalmente durante las horas laborales y a la larga suele cobrar una gran factura.

Un informe revelado por la Organización Mundial de la Salud en 2016 indicó que al menos 60% de la población mundial no realiza ninguna actividad física por el ritmo laboral que tiene, pues debido a las cargas de trabajo excesivas pasa más de ocho horas en una oficina.

Por salud se recomienda que las personas no deban permanecer más de ocho horas sentadas frente a una computadora, pues aumentan las probabilidades de fatiga muscular, estrés, daño al colon, diverticulitis y diabetes.

Adiós al dolor

Se recomienda realizar continuamente estiramientos básicos de brazos y piernas; así puedes reducir la sensación de rigidez que te provoca tu jornada laboral y, lo mejor: no es necesario que inviertas mucho tiempo.

Además de los beneficios físicos, podrás notar mejoras en la cognición, creatividad y productividad. A continuación te recomiendo algunos ejercicios que puedes llevar a cabo sin salir de la oficina.

  • Sentadillas. Esta opción sirve para relajar los músculos de la espalda y piernas, puedes realizar este ejercicio de pie junto a tu asiento, apoyándote en el respaldo de tu silla; solamente recuerda mantener el abdomen adentro y la espalda recta mientras bajas.

  • Movimiento de cuello. Flexiona lentamente tu cabeza hacia adelante y hacia atrás, de lado a lado y mira hacia la derecha y a la izquierda. Esto puede hacerse casi en cualquier momento para disminuir la tensión y el estrés.

  • Estiramiento de brazos y hombros: De pie con las piernas juntas eleva los brazos sobre la cabeza, ambos a la misma altura y dirigirlos lo más atrás posible. También puedes estirar un brazo de manera horizontal (brazo derecho se estira a la izquierda; brazo izquierdo se estira a la derecha) y usar la otra mano para apoyar el estiramiento hacia atrás.

 

  • Giro en muñecas y tobillos: Realiza este movimiento cada 40 minutos esto ayudará a minimizar el riesgo de padecer el Síndrome de Túnel Carpiano (dolor en la mano debido a la irritación de un nervio en la base de la muñeca), mejorando la circulación sanguínea y evitando la sensación de hormigueo.

Comments

  1. Arturo García

    Gracias por la información, es de gran ayuda conocer estos tips y así evitar problemas a largo plazo 🙂 y excelente redacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *