x

Plásticos de un solo uso y cómo reducir su consumo

Aunque nos hagan la vida más sencilla y los utilicemos de manera recurrente, es importante reconocer que existen plásticos de un solo uso cuyo consumo necesitamos controlar para no contaminar tanto el planeta.

Varios países han tomado medidas al respecto y México no podía quedarse atrás, pues recientemente la Cámara de Diputados de la ciudad de México aprobó una iniciativa que prohíbe la venta de diversos artículos plásticos denominados “de un solo uso” por su corta vida útil.

Esta iniciativa entrará en vigor hasta el año 2021, pero comenzará en el 2020 con la prohibición de entrega de productos en bolsas de plástico, en cualquier establecimiento comercial.

¿Cuáles son los plásticos de un solo uso?

Como su nombre lo indica, los plásticos de un solo uso son aquellos que se utilizan en una única ocasión y que la mayoría de las veces terminan en la basura sin ser colocados en vertederos especiales para su reciclaje o reúso.

En esta categoría entran:

  • Colillas de cigarrillos
  • Botellas de plástico
  • Envolturas
  • Tapas de plástico de cualquier tipo
  • Bolsas de supermercado
  • Aplicadores de tampones
  • Popotes
  • Agitadores
  • Cubiertos de plástico
  • Bastoncillos para hisopos de algodón
  • Globos
  • Varillas para globos
  • Contenedores de espuma de plástico o unicel (vasos, platos, charolas)

Se trata de un material liviano y resistente que facilita la vida de las personas, pero que tarda entre 100 y 400 años en degradarse, por lo que su producción excede las piezas que se pueden descomponer de manera natural.

Es por eso que hoy en día se buscan estrategias para reciclar o reusar estos plásticos de un solo uso que se desechan principalmente en el mar, que dañan a las especies que viven ahí y que desequilibran el ecosistema.

¿Cómo reducir el consumo de este tipo de plásticos?

A pesar de que a nivel gubernamental ya se están tomando iniciativas, de manera individual se pueden llevar a cabo algunas prácticas para reducir el consumo de estos plásticos de un solo uso.

Usa bolsas reutilizables

En lugar de llenarte de bolsas de plástico al salir de tiendas o supermercados, te recomendamos llevar una que sea de material reutilizable como tela, manta o papel y que sea esta la que te ayude a transportar tus compras.

También puedes usar una mochila grande con varios compartimientos para que ordenes tus artículos como mejor te parezca; es una gran alternativa para balancear el peso en la espalda gracias a que cuenta con dos tirantes.

Lleva botellas rellenables  

El problema con las botellas de plástico es que no se depositan en el lugar indicado ni se reciclan adecuadamente, por lo que se convierten en uno de los plásticos de un solo uso más contaminantes.

Una opción es que adquieras una botella de vidrio, de acero inoxidable o de silicón para que la rellenes con agua, café, jugo o té y así evites el consumo de tanto plástico.

Hoy en día existen muchos establecimientos en los que sirven cualquier tipo de bebida en el envase que traigas a la mano, así que te recomendamos llevar tu botella a todos los lugares que visites.

Usa taza con refill

En un ambiente de oficina es muy común comprar un café para empezar la mañana y si hacemos la cuenta, son mínimo cinco vasos de plástico o de unicel los que se usan a la semana.

Para evitar este desperdicio, lo mejor es tener una taza en la que se pueda vaciar el café o incluso prepararlo desde el lugar de trabajo. Aparte de evitar un consumo excesivo de plásticos, el cambio también se verá reflejado en el bolsillo.

Lleva tus contenedores

Cuando pedimos comida para llevar, todo viene en unas cajitas de unicel que son fáciles de transportar y que mantienen calientes los alimentos.

El problema con ellas es que muy pocas personas las vuelven a usar, abarcan mucho espacio en la basura y no se degradan rápidamente.

Por eso es que te recomendamos llevar tus propios contenedores para que vacíes ahí la comida, los laves y vuelvas a usarlos en repetidas ocasiones. Al principio será un poco extraño pero con el paso del tiempo te darás cuenta de que es una gran forma de ayudar al planeta.

Apuesta por los cubiertos de metal

Una de las mejores maneras de evitar el uso de cubiertos de plástico es adquirir unos de metal o madera. Hoy en día existen muchos sets con estuche que puedes transportar a todos lados, por lo que te recomendamos usar uno.

Otras fuentes:

Te podría interesar:

Y tú, ¿qué harás para reducir tu consumo de plásticos de un solo uso?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *