x

¿Cómo prevenir el envejecimiento de los músculos?

No existe una sintomatología exacta pero, un dolor de piernas o de brazos que va y viene de manera espontánea puede indicar que tienes pérdida de masa muscular. También sucede si te sientes cansado por hacer nada o si a los cinco minutos de haber comenzado tu actividad física sientes que “ya no puedes más”. Pero estas sensaciones pueden indicar cualquier otra cosa así que, a menos de que acudas con un nutriólogo, dietista o médico general podrás saber a ciencia cierta si estás perdiendo masa muscular.

La Escuela de Medicina de la Universidad de Harvard explica que la sarcopenia es un síndrome que indica el envejecimiento de los músculos y lo que sucede es que pierden su volumen (su masa, pues). De no tratarse la disminución de la masa muscular puede provocar que la extremidad (brazo o pierna, por ejemplo) deje de funcionar.

La sarcopenia es un proceso de envejecimiento normal que tiende a aparecer a partir de los 30 años provocando la pérdida de masa muscular de entre el tres al cinco por ciento cada 10 años; porcentajes que son más altos en personas sedentarias y dos veces mayores en los hombres que en las mujeres, de acuerdo con el Observatorio de la Sarcopenia y Nurtición.

Para contrarrestar el proceso de envejecimiento de los músculos no hay mejor respuesta que hacer ejercicio y la buena nutrición  —sí, olvídate de la comida chatarra. Recordemos que cada cuerpo es diferente y reacciona de manera distinta de acuerdo a la rutina de ejercicios a la que nos sometamos pero hay algo que aplica para todos y es ese tiempo re de recuperación.

Después de estirar el cuerpo necesita recuperarse por lo que es recomendable comer un plátano o leche o carne, productos que tienen proteína, la sustancia que tus músculos necesitan para no “comerse a sí mismos”.

Para saber qué ejercicio es el más recomendable para evitar el envejecimiento de los músculos unos especialistas de la Clínica de Mayo en Minnesota, Estados Unidos, le pidieron a una serie de 72 voluntarios, entre hombres y mujeres, algunos menores de 30 años y otros mayores de 64 que hicieran diferentes actividades físicas.

Todos ellos sanos, pero sedentarios, fueron analizados para conocer su condición aeróbica, sus niveles de azúcar en la sangre y la salud de sus células musculares; luego entonces fueron sometidos a 12 semanas de diferentes rutinas de ejercicio: Unos cargaron pesas varias veces a la semana, otros hacían spinning diferentes días, otros más hacían una serie de intervalos entre pesas y spinning, mientras que otros más no se ejercitaron.

El resultado indicó que aquellos menores de 30 años quienes hicieron la serie de intervalos activaron 274 genes que intervienen en el funcionamiento de las mitocondrias –estructuras que ayudan a la oxigenación de las células y que cuando fallan producen enfermedades crónico-degenerativas y envejecimiento—; quienes se ejercitaron moderadamente activaron 170 genes y quienes solo hicieron pesas lo hicieron con 74 genes. La respuesta en personas mayores de 64 años fue de 400, 19 y 33, respectivamente.

La conclusión de este estudio a cargo de del doctor Sreekumaran Nair, profesor de medicina y endocrinólogo en la Clínica Mayo, es que no importa la edad que tengas (porque no hay grandes diferencias) si te ejercitas con rutinas de intervalos podrás retrasar o prevenir la pérdida de masa muscular y el envejecimiento de los músculos.

Si pese al estudio realizado en la Clínica de Mayo continúas con la duda si es verdad que la reacción que tiene el cuerpo al ejercitarse no es tan diferente si eres joven o un adulto de edad avanzada, un estudio realizado por la Universidad de Oklahoma se demostró que jóvenes entre los 18 y 22 años ganaron dos libras (0.90 kilogramos) de masa muscular con la misma rutina de ejercicio que realizaron voluntarios de 35 a 50 años, quienes ganaron 2.5 libras (1.13 kilogramos) de masa muscular.

En definitiva la sarcopenia es un mal inevitable pero el efecto en tu cuerpo puede reducirse considerablemente si comienzas a realizar actividad física, y tienes un  descanso apropiado al día para poder someter tu cuerpo  a dicha rutina de ejercicios y la alimentación. Para la Universidad de Harvard la proteína “es la reina de la comida que ayuda al músculo” y este tipo de sustancia, recuerda, la encuentras principalmente en carnes, huevo y la leche.

Si te interesa conocer más sobre el tema te sugerimos acudir con un médico especialista y para ello te sugerimos realizar una búsqueda de clínicas y hospitales a través de Sección Amarilla.

También podría interesarte…

¿Cómo curar el dolor de rodillas por hacer ejercicio?

5 tips para prevenir la enfermedad de Parkinson

Zaid Badwan y cómo curar una fractura con impresión en 3D

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *