x

5 principios del karate que deberíamos aplicar a nuestras vidas

El karate es un arte marcial que, según la tradición, deriva de una actividad china, pero que se perfeccionó en Japón. Muchas personas aún piensan que las artes marciales implican violencia; sin embargo, el karate va más allá de una actividad física. Se trata, en realidad de una forma de moldear el carácter y forjar individuos comprometidos consigo mismos y con el entorno.

Yo practiqué karate-do shotokan por más de 10 años, pero como el tiempo no pasa en vano, contacté al sensei Ricardo González Guerrero, 6to dan en Karate Do y maestro en el Club Mundet, para que me hablara más sobre el arte y los principios de este deporte.

5 principios del Karate que deberíamos aplicar a nuestras vidas

Con café en mano, la plática comienza y antes de abordar los principios, el maestro me explicó el significado básico del karate. “El vocablo ‘kara’, significa vacío; ‘te’, mano, y ‘do’, sendero o camino –señala–, por lo que karate do en conjunto significa ‘camino de la mano vacía’ y hace referencia a que en esta arte marcial no se emplean armas”.

“Es importante entender que el karate no es solo un deporte para ejercitar el cuerpo, también debes trabajar la mente y el espíritu. Por eso es tan recomendable que un niño lo practique, porque aprende a vivir y relacionarse con lo que le rodea (familia, amigos, naturaleza, maestros, etc.), además de brindarle herramientas para enfrentar su día a día”.

Los dojo kun o principios del karate

1. Esforzarse por perfeccionar el carácter

“Este principio hace referencia al desarrollo de espíritu de lucha y superación, ya que justo en ese momento en el que sientes que quizá no puedes o te has cansado, es cuando se trabaja el interior más que el físico”, comenta el sensei.

Y es que cuántas veces nos encontramos con alguna dificultad, con un reto que pone a prueba las capacidades que poseemos o que pensamos que tenemos. Es entonces cuando el carácter debe fortalecerse para enfrentar y superar las adversidades.

Karate

Foto: Fernanda Martínez

2. Defender los caminos de la verdad

“La honestidad es fundamental, a mí me ha ayudado en todos los aspectos de mi vida, decir la verdad evita problemas, los soluciona y me da la tranquilidad de saber que no tengo nada que ocultar. Todo es más fácil en la vida si nos conducimos por el camino de la verdad”, cuenta el sensei.

Pareciera que hoy día, decir la verdad no es lo común, pero la realidad es que todo, la relaciones amorosas, de familia, de amistad y laborales, funcionarían mucho mejor si nos condujéramos con honestidad.

3. Fomentar el espíritu de esfuerzo

El sensei continúa señalando que “el espíritu de esfuerzo entra cuando crees que se ha terminado todo, pero sería diferente si cultiváramos ese gran espíritu desde el día uno que practicamos las artes marciales. Este principio fomenta el planteamiento de un objetivo y la tenacidad de perseguirlo con todo el ímpetu y no a medias”.

Muchas veces ponemos el esfuerzo completo únicamente en lo que nos interesa, pero no en todo lo que hacemos, ocasionando que, quizá, no cumplamos objetivos o las cosas no salgan como esperamos, pero todo sería diferente si eligiéramos bien nuestras metas y nos comprometiéramos con cada una de nuestras acciones.

Karate

Foto: Fernanda Martínez

4. Guardarse contra el valor impetuoso

El sensei comenta que “muchas veces cuando sabes cosas, cuando has dedicado tiempo a aprender un arte como el karate, puedes caer en la soberbia o arrogancia. Yo lo he visto en otras personas, pero en realidad, la humildad es indispensable para transmitir conocimiento, valores y aprendizaje”.

Esta situación es cotidiana, ¿o no? Entre más se conoce o se cree conocer de un tema, más fácil es caer en el error de sentirse más que los demás, pero si conserváramos la humildad trabajaríamos más como unidad, y no de manera individual y egoísta.

5. Honrar los principios de etiqueta

Justo aquí, el sensei retoma la idea errónea de pensar que el karate puede favorecer una conducta agresiva en los niños. “Por el contrario, este principio tiene todo que ver con el respeto a las personas, a los mayores, a todo lo que nos rodea y cuando un niño estudia karate, se refuerzan en el dojo (lugar donde se practica el karate) los valores que se inculcan en casa”.

Y es que todo comienza con la educación y los valores. Si no se aprenden o no se comparten con una persona, la convivencia puede resultar complicada. Este principio del karate se refiere al respeto, la tolerancia, justicia, lealtad y muchos otros que se aprenden durante la práctica del karate y que, sin duda, pueden ayudar en el día a día.

Karate

Foto: Fernanda Martínez

El karate es algo más que un deporte, es un estilo de vida

Así es, el karate va más allá de una actividad que se practica 3 veces a la semana. Si uno se compromete con este arte, podrá ver el impacto en su vida cotidiana. Algún maestro me dijo un día que si no se está al cien en todos los aspectos de la vida, no se puede practicar un buen karate, porque el espíritu, las emociones y el alma están intrínsecamente ligados al desempeño físico.

No importa tu edad o si tienes intenciones de realizarlo a nivel profesional, el karate siempre tendrá las puertas abiertas para mostrarte el arte de conocerte por dentro y por fuera.

También podría interesarte…

La filosofía de los estoicos puede ayudarte en tu vida diaria

Electrofitness, la nueva forma de estar en forma

Dopaje genético, una nueva manera de hacer trampa en el deporte

¿Conocías esta parte del Karate?

Casi licenciada en Letras Clásicas, amante del café, la literatura, la escritura y la música. Distraída. Futbolista de domingos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *