x

Problemas visuales en niños ¿Cómo saber si tu hijo necesita lentes?

Los problemas visuales en niños son difíciles de detectar. En la actualidad, se estima que 3 de cada 10 niños en el mundo presenta algún problema de la vista, según datos del Visual Impact Institute. Y si en tu familia estos padecimientos son hereditarios, probablemente ya los hayas notado en tus hijos o estés más al pendiente de ello; pero si les pasa como a mí, quizá estén más perdidos que una gaviota en Bolivia.

Con el ciclo escolar en puerta, es mejor aprovechar lo poco que queda de vacaciones para hacer todas esas cosas de último minuto que nos encanta hacer a los mexicanos, como ir al médico, por ejemplo.

Quizá pienses: “¿Un oculista/oftalmólogo para mi hijo?… ¡Nah!” Sin embargo, después de saber que el 80% del aprendizaje de un niño se adquiere de manera visual, podrás suponer que quizá los exámenes reprobados de tus hijos se deban a algún problema de la vista.

Problemas visuales

A nivel mundial, se estima que 30% de los niños tienen problemas visuales.

¿Cómo identificar si tu hijo tiene problemas visuales?

A través de un comunicado, Enrique Blanco, gerente de relaciones profesionales de Essilor México (productos oftálmicos) dio a conocer algunos puntos que los padres deben tener en cuenta para revisar si sus hijos tienen problemas visuales:

  • Generalmente se sienta demasiado cerca del televisor o del pizarrón.
  • Se acerca demasiado los objetos a la cara o entrecierra los ojos para ver.
  • Tiene dolores de cabeza en la parte frontal.
  • Se frota constantemente los ojos.
  • Presenta sensibilidad a la luz más de lo normal.
  • Si practica algún deporte, tiene complicaciones para atrapar objetos aunque no tiene problemas motores.
  • Pierde interés en actividades que requieren un esfuerzo visual.
  • Tiene los ojos rojos y llorosos.

En caso de que presente uno o varios de estos síntomas, lo mejor es acudir periódicamente con un oftalmólogo.

Edad recomendada para una revisión

Se recomienda llevar a los niños con un oftalmólogo a partir de los 3 años de edad, para que revise si tienen problemas visuales que deban atenderse o corregirse.

Después de la primera consulta, recuerda realizar un examen de la vista 1 o 2 veces al año, ya que el sistema visual en los niños continúa en desarrollo.

Problemas visuales

Después de los 3 años, es recomendable hacer pruebas semestrales, ya que el sistema visual de los niños continúa en desarrollo.

 

Problemas visuales en niños son más comunes de lo que crees

Aunque siempre podemos estar expuestos a cualquier posibilidad y, en este caso a problemas visuales más severos, hay que tener en cuenta los padecimientos más comunes en niños para tener un punto de comparación en caso de detectar algo raro en la vista de los pequeños.

Miopía: es un problema refractivo donde la imagen se forma por delante de la retina, provocando problemas para ver las cosas de lejos, pero no de cerca.

Hipermetropía: los pacientes con este problema tienen un problema en el que la imagen se forma detrás de la retina, dando como resultado que vean mejor de lejos que de cerca. Muchas veces es acompañado de fatiga visual.

Astigmatismo: surge por una pequeña deformidad de la superficie de la córnea que da como resultado un enfoque poco claro de objetos y distorsión de objetos cercanos y lejanos. En el caso del astigmatismo es importante realizar exámenes de la vista periódicos en los niños, ya que un solo ojo puede compensar la visión del otro, lo que podría parecer “normal”, pero con el paso del tiempo el problema se puede complicar.

Lee: ¿Cómo evitar la fatiga visual?

¿Qué tipo de lentes elegir para contrarrestar los problemas visuales en niños?

Si luego de acudir con el especialista llegaste a la conclusión de que tu hijo sí necesita lentes, quizá te preguntarás: ¿cuáles elegir?, aquí te van algunos tips

El gerente de relaciones profesionales de Essilor recomienda que busques armazones fabricados con materiales flexibles seguros y divertidos, que siempre vayan acompañados de una lente oftálmica resistente.

Asimismo, menciona que lo ideal para cualquier paciente es el material de policarbonato, por ser flexible y resistente al impacto –nunca sabes cuántas veces esos lentes irán a dar accidentalmente al suelo–.

Añade que es importante fomentar el uso de gafas de sol o micas fotocromáticas con protección a la radiación UV y la luz azul violeta nociva. Recuerda que tan solo el 80% de toda la exposición dañina a los rayos UV ocurre antes de los 18 años.

 

Otra sugerencia es reducir el tiempo que pasan los niños frente a cualquier dispositivo electrónico. De acuerdo con la Academia Americana de Pediatría, un niño menor de 2 años podría pasar máximo 30 minutos al día, niños de 3 a 5 años 1 hora al día, mayores de 6 años no más de 2 horas.

Fuente: comunicación Essilor México

                                                                                 

También podría interesarte:

¿Tienes dudas sobre si tu hijo tiene problemas visuales?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *