x

Prueba para detectar ETS: la nueva forma de demostrar amor

Una buena forma de demostrar amor hacia otras personas es cuidándolas, por eso cada vez es más común que las parejas se realicen una prueba para detectar ETS antes de empezar un noviazgo o después de llevar algún tiempo juntas.

Aunque esta petición es un tema moderno y puede causar incomodidad en algunos, se recomienda llevarla a cabo para evitar contagios de enfermedades de transmisión sexual hacia la futura pareja.

La prueba para detectar ETS aplica para todo tipo de vínculo erótico-afectivo, es decir, durante una relación monógama, polígama, abierta, sin compromiso, entre otras variantes que existen.

Como no estamos acostumbrados a realizarnos este tipo de estudios, en esta nota te hablaremos de cuáles son los más comunes y cada cuanto tiempo debes hacértelos para prevenir enfermedades o detectarlas a tiempo.

Prueba para detectar ETS: ¿cuáles son y cuándo hay que hacerlas?

Prueba para detectar ETS: la nueva forma de demostrar amor

Antes de hablar sobre la prueba para detectar ETS es importante explicar la diferencia entre infecciones de transmisión sexual (ITS) y las enfermedades de este tipo (ETS).

Una ITS puede provocar una ETS cuando la infección se vuelve una enfermedad. Un ejemplo de esto es cuando el virus del papiloma humano no se trata y termina ocasionando cáncer de cuello uterino.

Las ITS se clasifican en bacterianas y víricas, las primeras se curan con antibióticos luego de terminar el tratamiento recomendado por un médico, mientras que las segundas no se curan, pero se pueden controlar.

Ambas se contagian a través del contacto sexual anal, vaginal u oral, sin importar la edad de la persona, el género o su preferencia sexual; algunas se transmiten de la madre al hijo durante el parto.

Por esta razón es tan importante hacerse la prueba para detectar ETS de manera regular, ya que se puede hacer una detección oportuna para evitar que las infecciones terminen en enfermedades de transmisión sexual.

¿Qué tipo de prueba para detectar ETS te puedes realizar?

Prueba para detectar ETS: la nueva forma de demostrar amor

La intención de realizar cualquier prueba para detectar ETS es cuidar la salud sexual y reproductiva de las personas.

La sexualidad nos acompaña desde que nacemos hasta que morimos y debemos ejercerla con responsabilidad respetando nuestro cuerpo, así como el de las personas con quienes decidimos compartirla.

La buena noticia es que se van abriendo canales para dialogar sobre estos temas que siguen siendo tabú, lo que necesariamente nos permite conocerlos mejor.

A continuación, te compartimos algunos tipos de prueba para detectar ETS que te puedes realizar. Recuerda que tu médico es el más indicado para prescribir y analizar los resultados de los estudios.

No dudes en acudir con un especialista si tienes sospecha de haberte contagiado, principalmente porque cada caso es único y es necesario realizar varias pruebas para tener un diagnóstico más preciso.

Prueba de detección de VIH

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el virus de inmunodeficiencia adquirida (VIH) ataca al sistema inmunológico, es decir, a las células que protegen al organismo de desarrollar posibles enfermedades e infecciones.

Con el paso del tiempo y sin un tratamiento adecuado, lo debilita de tal manera que el cuerpo no es capaz de enfrentar virus o bacterias y la persona es mucho más propensa a desarrollar enfermedades infecciosas o algunos tipos de cánceres.

Cuando esto sucede quiere decir que la persona no solo es portadora del virus, sino que tiene SIDA, enfermedad derivada del VIH.

Los CDC recomiendan que todas las personas entre 13 y 64 años de edad se hagan la prueba de VIH por lo menos una vez en su vida.

El estudio se realiza al tomar una muestra de sangre para hacer la prueba de ácido nucleico (NAT) o prueba de carga viral, en la que, como su nombre lo dice, indica la cantidad de virus presente en la sangre. En la muestra se puede saber si hay antígenos del VIH o anticuerpos contra el virus.

La prueba de VIH también se realiza analizando las secreciones bucales en las que se puede identificar si el cuerpo generó anticuerpos contra el virus.

Prueba de hepatitis

El sitio Medline Plus indica que la hepatitis es una enfermedad que inflama al hígado y afecta su funcionamiento cuando este se lesiona o se infecta. Los virus que lo infectan son hepatitis A, hepatitis B y hepatitis C.

Los síntomas de hepatitis son ictericia: piel y ojos con un tono amarillento, fiebre, cansancio, falta de apetito, orina oscura, heces de color pálido, náuseas y vómito.

Se trata de una enfermedad de transmisión sexual porque estos virus se pueden transmitir al tener contacto sexual sin protección, con sangre, semen o líquidos del cuerpo de una persona infectada o al compartir agujas hipodérmicas.

La prueba de hepatitis toma una muestra de sangre y analiza los anticuerpos y antígenos de la hepatitis.

Se recomienda hacer esta prueba por lo menos una vez al año, si se presentan los síntomas mencionados, se padece otra ETS o si la persona estuvo expuesta a factores de riesgo como el uso de drogas inyectables.

Pruebas de sífilis

La sífilis es una enfermedad de transmisión sexual causada por una bacteria que se transmite al tener relaciones sexuales sin protección, vía vaginal, oral o anal, con otra persona infectada.

El sitio Medline Plus indica que esta enfermedad comienza con una pequeña llaga en los genitales, ano o boca, que no causa dolor y que se conoce como chancro.

Después de esto, la persona puede experimentar síntomas parecidos a la gripe o a un sarpullido y en sus etapas más avanzadas causa daño en el corazón, en la médula espinal y en otros órganos.

Para diagnosticar sífilis se realiza la prueba llamada reagina plasmática rápida (RPR) que analiza anticuerpos contra las bacterias de sífilis en una muestra de sangre.

También se detecta por medio de pruebas de laboratorio de investigación de enfermedades venéreas (VDRL) en la que se buscan anticuerpos en la sangre o en el líquido encefalorraquídeo.

Se recomienda realizar esta prueba por lo menos una vez al año, después de experimentar los síntomas mencionados, de haber tenido relaciones sexuales sin protección con una persona infectada o si se padece de cualquier otra enfermedad de transmisión sexual.

Prueba de clamidia

La clamidia es ocasionada por la bacteria chlamydia trachomatis que afecta principalmente a mujeres jóvenes, aunque no se descartan casos en hombres. Al tratarse de una infección, por lo general no causa síntomas.

Cuando se encuentra en una etapa avanzada, la persona con clamidia puede orinar con dolor y tener sangrado o secreción en el recto.

Las mujeres experimentan flujo vaginal extraño, dolor durante y después de tener relaciones sexuales, así como sangrado entre periodos menstruales. Los síntomas de clamidia en los hombres son secreción en el pene y dolor testicular.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) indica que esta enfermedad se puede detectar por medio de un análisis de orina o tomando una muestra de la pared vaginal por medio de un hisopo de algodón.

Se recomienda realizar esta prueba por lo menos una vez al año, después de experimentar los síntomas mencionados, de haber tenido relaciones sexuales sin protección con una persona infectada, con múltiples parejas o en caso de haber padecido una ITS.

Prueba de gonorrea

De acuerdo con Medline Plus, la gonorrea es causada por una bacteria que se transmite por contacto sexual anal, vaginal u oral, pero también de la madre al hijo durante el parto. Es más común entre los jóvenes entre 15 y 24 años.

En las mujeres, los síntomas de esta ETS son secreciones vaginales, dolor durante las relaciones sexuales, sangrado entre periodos, dolor al orinar o dolor abdominal.

En los hombres se puede presentar dolor y sensibilidad en los testículos, hinchazón en el escroto, dolor al orinar y secreción blanca, amarilla o verdosa en el pene.

Si la interesada en hacerse la prueba es mujer, se le toma una muestra del cuello uterino por medio de un espéculo y un cepillo suave o espátula plástica.

Cuando el paciente es del género masculino, se toma una muestra de la abertura de la uretra utilizando un hisopo. La prueba de gonorrea se hace junto con la prueba de clamidia debido a que suelen ocurrir juntas y tienen síntomas similares.

Se recomienda realizar esta prueba por lo menos una vez al año, después de experimentar los síntomas mencionados, de haber tenido relaciones sexuales sin protección con una persona con clamidia, con múltiples parejas o en caso de haber padecido una ITS.

Prueba del virus del papiloma humano (VPH)

De acuerdo con Medline Plus, el virus del papiloma humano (VPH) puede infectar a hombres y mujeres; la mayoría no presenta síntomas ni problemas de salud. Este mismo sitio indica que hay diferentes tipos de VPH:

  • De bajo riesgo: Puede causar verrugas en el ano, la región genital y en la boca, y dependiendo del caso, en los brazos, las manos, los pies o el pecho. Por lo general no causan problemas de salud graves y desaparecen solas.
  • De alto riesgo: No causa síntomas y puede durar uno o dos años, o ser tan prolongada que causa cáncer de cuello uterino, de ano, vagina, pene, boca y garganta.

Una primera prueba se realiza cuando el médico examina visualmente las verrugas, sin embargo, como las mujeres son las principales afectadas con este virus, se recomienda hacerla al mismo tiempo que el Papanicolaou, estudio que busca células anormales causantes de cáncer de cuello uterino.

La prueba consiste en que el médico explora el cuello uterino para saber si hay anormalidades en esta parte del sistema reproductor femenino y toma células de las paredes utilizando un cepillo suave o una espátula plástica.

Se recomienda hacer esta prueba cada año o luego de vivir factores de riesgo como tener relaciones sexuales sin protección con una persona infectada.

Cabe mencionar que no se necesita estar en pareja para realizar cualquier tipo de prueba para detectar ETS, cada quien es libre de ejercer su sexualidad como prefiera y hacerlo de manera responsable incluye estar al pendiente de la salud sexual.

Fuentes:

Te podría interesar:

¿Qué te parece la idea de pedir una prueba para detectar ETS?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *