x

Prueba y error en marketing digital

En la actualidad, la competencia comercial entre empresas ha llegado a nuevos horizontes y para mantenerse en pie de guerra, las micro, pequeñas y medianas empresas deben buscar nuevos caminos para hacer crecer sus negocios. Para ello, el ecosistema digital se presenta apetitoso aunque exigente.

El analfabetismo digital es uno de los peores problemas para el comercio digital en México. De acuerdo con cifras de 2017 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), apenas 7% de las personas encuestadas habían hecho compras en el mercado electrónico.

Prueba y error en marketing digital

Una gran parte del aprendizaje para pequeñas y medianas empresas ha sido a Prueba y error en marketing digital prueba y error en marketing digital.

Mientras que, datos de EXMA México (la plataforma de actualización en marketing digital en América Latina) arrojan que de las Pequeñas y Medianas Empresas (PyME) en México, solo 6% utilizan tecnología para hacer marketing, en tanto que el 88% desconoce cómo hacer estrategias enfocadas al mercado digital.

En México el uso de nuevas tecnologías para el comercio digital está en niveles bajísimos según datos de la OCDE. Esto significa que muchos emprendedores carecen de una estrategia y, por lo tanto, recurren a la “prueba y error en marketing digital”.

Uno de los casos que pueden llevar a la frustración es creer que con un par de talleres de marketing digital y poco esfuerzo pueden generarse grandes cambios. Y sin embargo, al igual que en el mundo real, la competencia es despiadada.

Entrevistas con algunos emprendedores durante la Expo Alcaldías arrojaron que, aunque exista una formación en marketing digital, la prueba y error sigue siendo una práctica de aprendizaje para mejorar en el campo digital.

 

El inicio de una campaña a prueba y error en marketing digital

Hace siete años nació la cooperativa Makady, una empresa creada por familias indígenas de la sierra norte de Veracruz dedicada a la manufactura de jabones artesanales con aceites vegetales  y finas fragancias naturales.

Su inicio en redes sociales y estrategias en marketing digital fue hace seis años. Desde entonces todo ha sido una constante adaptación de prueba y error para pulir sus habilidades.

La manera de trabajo de la cooperativa consiste en que todos los miembros rotan puestos y hacen todos los roles. Lo mismo ocurre en estrategias de mercado, donde todos han puesto su granito de arena para aportar ideas.

Sin asesoría profesional o algún curso de capacitación, la cooperativa indígena ha aprendido poco a poco qué puede funcionar para generar más tráfico en redes sociales. Sin embargo, no manejan estrategias en marketing digital que se vean reflejadas en sus ventas.

Prueba y error en marketing digital

La cooperativa Makady tiene siete años de existencia y desde hace seis años han empezado a moverse en redes sociales e internet.

De la calle al comercio digital

Por una década, el negocio familiar Nana, Dada Ar Meni Mbefi Lele, de muñecas otomíes se mantuvo en las calles, pero expectativas de superación han llevado a la pequeña empresa a buscar nuevos aires en el mundo digital, donde la situación no es sencilla.

Las posibilidades de crecer, exportar y darse a conocer en otras ciudades fueron los motivantes más grandes para el negocio familiar que, desde hace seis meses, dejó las calles para integrarse en un sistema de emprendedores que se presentan en espacios cerrados como ferias y expos.

Mediante conexiones en grupos de WhatsApp, la empresa de muñecas otomíes ha podido abrirse camino. Sin embargo, tener una tienda en internet parece una meta complicada debido a la falta de conocimiento y herramientas.

Prueba y error en marketing digital

La empresa familiar empezó en las calles y desconoce cómo empezar en marketing digital.

A prueba y error en una misión casi imposible

Para una pequeña empresa tener una tienda online solo es el comienzo para entrar al mundo digital de manera comercial y esto lo enfrentó Emanuel Hernández con su línea de camisas de lino cuando pisó el terreno del e-commerce.

“Uno tiene la idea de que al subir tus productos a internet vas a tener ventas, pero sucede que entras y tienes la competencia de varias marcas con miles de opciones y la posibilidad de pagar publicidad para aparecer hasta arriba en los buscadores y uno, si tiene suerte, aparece en la página 10 o 100”, refirió.

Y es que, con apenas un curso de estrategias en marketing digital, Hernández explicó que su crecimiento en el mundo virtual ha rendido mayores frutos con sus propias ideas.

“Para mostrar algunas prendas, hice un video en diapositivas y no tuvo mucho enganche. Después agregué música electrónica y recibí comentarios de gente que había visto los 5 minutos de video por la música y por ello pude llegar a otros públicos”, dijo.

Su empresa nació en mayo de este año, un mes después creó redes sociales, una página web y empezó a anunciar sus productos en portales de compra y venta por internet, donde no ha tenido ninguna venta.

Sus primeras ventas las tuvo mediante el servicio de mercadeo de Facebook, donde ha podido captar la atención de algunas personas.

Prueba y error en marketing digital

El negocio de camisas de Emanuel Hernández tiene poco tiempo usando estrategias de marketing digital.

Un nuevo comienzo en marketing digital

Shido Robot es una empresa con tres meses de vida. Nació a la par junto a una estrategia de marketing digital que sus fundadores esperan que funcione para conseguir notoriedad y posicionamiento en busca de posibles socios e inversionistas.

El equipo detrás de Shido Robot lo componen Oscar Monte de Oca y Laura Anahí Cuevas, una joven pareja que antes de este proyecto había lanzado otra pequeña empresa de fertilizantes que tuvieron por dos años y ahora tienen en pausa.

Monte de Oca refirió que en los dos años de su antigua empresa asistieron a cursos de mercadeo impartidos por personal de la CANACO y probaron una gran cantidad de estrategias con base en prueba y error para obtener mejores resultados.

“Ahora llegamos con mejor formación con este proyecto. En el anterior hacíamos cosas que no sabíamos. Nos faltaba información en nuestras redes, no las manejábamos bien, subíamos lo que queríamos y cuando queríamos”, recordó.

Aun así, el comienzo ha sido lento y por la zona en la que están, su mejor estrategia de mercado ha sido una lona que pusieron en la calle, pues en las redes apenas están construyendo un plan.

Prueba y error en marketing digital

La prueba y error en marketing digital pasaron para esta joven empresa que tiene un esquema de crecimiento.

Si aún no sabes cómo usar estrategias digitales para tu negocio, aquí te podemos asesorar.

 

También podría interesarte:

¿Tienes una pequeña o mediana empresa? ¿Qué estrategias te han funcionado o también has crecido con prueba y error en marketing digital?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *