x

¿Qué es el ácido láctico y cómo impacta en nuestro cuerpo?

Todos hemos escuchado hablar del famoso ácido láctico, ese que supuestamente hace que nos duela todo después de una rutina de ejercicio. Bueno, pues acá te voy a contar qué es el ácido láctico y cómo impacta en nuestro cuerpo.

¿Qué es el ácido láctico?

Para entender qué es el ácido láctico y cómo impacta, hay que saber primero que el cuerpo humano es extra mega inteligente, y así como es capaz de curarse a sí mismo, también puede proveer un exceso de energía durante actividades de alto rendimiento. El ácido láctico es producido todo el tiempo por el cuerpo; sin embargo, cuando hay un sobresfuerzo la producción aumenta.

Cuando llevamos el cuerpo al máximo, comenzamos a respirar de manera agitada con la intensión de llevar más oxígeno al área que lo necesita; usualmente durante el ejercicio son los músculos. A través del oxígeno y una sustancia llamada piruvato, el cuerpo metaboliza (descompone) la glucosa para convertirla en energía.

Pero, cuando el oxígeno no es suficiente, el cuerpo busca un método anaeróbico y el piruvato se convierte en lactato, la forma disociada del ácido láctico para darle al cuerpo ese extra. A este proceso se le conoce como Ciclo de Cori y su principal objetivo es la glucogénesis (obtención de energía sin oxígeno). Sin embargo, el lactato pude acumularse en los músculos y aunque a esto se le atribuye el dolor muscular no ha sido comprobado.

Si la actividad física continúa de manera intensa, el Ciclo de Cori también continúa, de lo contrario, el cuerpo vuelve al método aeróbico.

¿Cómo eliminar el ácido láctico?

El cuerpo elimina el ácido láctico mediante una actividad conjunta entre músculos e hígado; sin embargo, acá algunas recomendaciones.

De entrada, debes saber que la mejor forma de ejercitarte es subiendo el nivel de manera paulatina. No pretendas hacer mil abdominales si nunca has hecho ejercicio, ya que además de generar ácido láctico, puedes provocarte una microrrotura del músculo.

Uno de los pasos principales es realizar un estiramiento posterior a la rutina para fomentar la elasticidad del músculo y ayudarlo a desechar todo lo que acumula tras el ejercicio.

Otro método es trotar. De esta manera, el músculo continúa en movimiento y lo “vas frenando” poco a poco. Se recomienda de 5 a 10 minutos. Este favorecerá la relajación y la irrigación sanguínea.

La hidratación es básica durante todo el entrenamiento, esto reducirá la fatiga durante y después de la actividad.

Como ves, el cuerpo es realmente maravilloso. Entender qué es el ácido láctico y cómo impacta en nuestro cuerpo es descubrir todo un mundo metabólico.

También podría interesarte…

5 cosa que debes saber del desgaste de articulaciones

Lo que debes saber de las bebidas hidratantes para deportista

Alimentos para obtener energía inmediata



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *