x

¿Qué hacer para mejorar los hábitos alimenticios en familia?

Cambiar los hábitos alimenticios en familia es esencial para la buena salud de sus integrantes, y aunque el contexto actual complique comer sanamente, el apoyo entre todos ayuda a hacer cambios positivos que beneficien a cada uno.

Para conocer más del tema platicamos con Laura Elena Corona de la Peña, especialista en Dietética y Nutrición, quien nos contó que una de las razones principales por las que una persona no sigue la dieta saludable es porque la familia no apoya estos nuevos hábitos.

¿Cómo mejorar los hábitos alimenticios en familia?

¿Qué hacer para mejorar los hábitos alimenticios en familia?

De acuerdo con un artículo publicado por el periódico El País se necesitan entre 21 y 66 días para desarrollar un hábito, cualquiera que sea.

Algunos tienen fuerza de voluntad para lograrlo de manera individual, mientras que otros buscan el apoyo de un grupo para alcanzar sus objetivos.

La familia funciona como ese grupo de apoyo porque, aparte de compartir cariño, intereses y espacio, sus integrantes tienen una cultura alimentaria similar que les ayudará a hacer ajustes en la comida saludable que elijan para todos.

De acuerdo con Laura, si llevamos a cabo las siguientes recomendaciones será más fácil que se mejoren los hábitos alimenticios en familia.

  • Escuchar a todos los integrantes

Cada miembro de la familia tiene gustos y preferencias en la comida que pueden parecerse, o no, a los de otro integrante. Lo importante de esto es escuchar a todos para llegar a un acuerdo y disfrutar en conjunto de lo que se come.

Esta recomendación va dirigida principalmente a los padres de familia o las personas que compran la comida y la cocinan, pues a veces son ellos quienes deciden lo que se lleva a la mesa, dejando de lado la opinión de los hijos o los integrantes más pequeños.

  • Ser críticos con lo que se consume

Una buena forma de hacer ajustes en los hábitos alimenticios es que toda la familia se informe sobre los alimentos que están consumiendo.

Pueden empezar por leer las etiquetas o buscar datos confiables respecto a las propiedades o procesos de producción de los ingredientes; esto ayudará a darle un equilibrio a la comida.

Si no sabes cómo interpretar la información presente en los envases puedes echarle un ojo a la nota Leer las etiquetas de los alimentos te ayuda a cuidar tu salud.

  • Reducir los alimentos ultraprocesados

Una nota publicada por el sitio CNN indica que los alimentos ultraprocesados son aquellos con formulaciones de sal, azúcar, aceites y grasas, así como saborizantes, colores y otros aditivos que se consumen en forma de bocadillos, postres y demás productos listos para comer. Se caracterizan por tener alto contenido calórico, pero bajo contenido nutrimental.

Si bien no se recomienda que su consumo se suspenda de un día para otro, pues de acuerdo con Laura los cambios radicales en la alimentación pueden causar descompensaciones a nivel metabólico y psicológico, es importante disminuir los alimentos ultraprocesados en la dieta para evitar el desarrollo de sobrepeso y obesidad.

  • Apostar por la cultura alimentaria

Como dijimos, la familia comparte una cultura alimentaria, y esta, según un artículo de la Revista Digital Universitaria de la UNAM se refiere a las tradiciones, modos de vida, creencias y simbolismos que determinan qué debe comerse, cómo han de prepararse los alimentos, quién ha de prepararlos y dónde se deben adquirir los ingredientes.

Lo anterior quiere decir que al comer no solo satisfacemos una necesidad básica, sino que desarrollamos emociones que nos ayudan a elegir nuestra dieta.

Según la licenciada en Dietética y Nutrición, tener una cultura alimentaria es una manera de recordar lo agradable que es comer y compartir ese momento con los seres queridos, así como de reconocer la diversidad de alimentos que existen en el país.  Si quieres saber más sobre la cultura alimentaria, da clic aquí.

  • Tener mucha paciencia

Como lo mencionamos al inicio de esta sección, cambiar un hábito se desarrolla entre 21 y 66 días, ya que se necesita de esfuerzo, dedicación y toma de decisiones diarias para tener buenos resultados.

Un consejo para mejorar los hábitos alimenticios en familia es disfrutar del proceso, no verlo como una tortura, recordar que las dietas saludables no tienen por qué ser insípidas y sobre todo que no hay nada mejor que apoyarnos en los que más amamos para cuidar la salud.

Recuerda que los cambios en los hábitos alimenticios en familia deben ir asesorados por un especialista en nutrición que les ayude a definir una dieta que se adapte a su caso.

Otras fuentes:

Te podría interesar:

¿Estás de acuerdo con estos consejos para mejorar los hábitos alimenticios en familia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *