x

Quelites, nutritivos y muy mexicanos

Quelites | Foto: Lesley Téllez

La cocina mexicana tiene en sus ingredientes un tesoro invaluable, por su diversidad y calidad. Los quelites son un gran ejemplo.

Recuerdo que la cocinera Benedicta Alejo contó que alguna vez, cuando estaba en Nueva York, vio en una de sus calles a estas plantas comestibles y se sintió aliviada pues sabría que si se llegará a perder, no le faltaría comida.

El origen de la palabra quelite es el vocablo náhuatl quilitl, que se puede interpretar como “verdura tierna comestible” y se han registrado aproximadamente 300 especies de quelites.

Solamente en el centro de México existen alrededor de 30 especies y las más conocidas son los romeritos, el quelite cenizo, la verdolaga, los malacates, los chivitos y el berro, entre otros más.

Es lamentable encontrar que están desapareciendo de las costumbres alimentarias debido a estigmas como la idea de que son “comida de pobres”, a pesar de su alto valor nutrimental, explicó Edelmira Linares, del Instituto de Biología (IB) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). “Desde hace 30 años, tratamos de dar a conocer nuestras verduras autóctonas porque creemos que es una forma de vivir mejor”, dijo esta investigadora.

Unos tacos de quelites con requesón son un platillo rico en vitaminas, minerales y proteínas; contiene carbohidratos y calcio por la tortilla del maíz, fósforo, fierro y vitamina A. Si les pones salsa, agregas a su valor vitamina C del chile, cebolla y ajo. También puedes preparar una fácil sopa de quelites y flor de calabaza.

Los quelites son incluídos en recetas de cocina mexicana contemporánea, como la ensalada de quelites de los chefs Israel Montero y Alfredo Chávez de Kaah Siis, creada en conjunto con el restaurante Cafe des Artistes del Chef Thierry Blouet para Sensaciones cítricas de Hedoné, de la cual nos compartieron la receta.

Aprende a prepararlos e inclúyelos en tu dieta. Además de baratos, son muy sabrosos y parte de nuestra rica cultura gastronómica. Aprovechar el entorno es una característica fundamental de la soberanía alimentaria. Los quelites son un ejemplo de lo maravillosa que es la naturaleza que ofrece sus bondades para llevar a nuestras mesas.

Fuente: dgcs.unam.mx
Foto: Lesley Téllez de themijachronicles.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *