x

Quelites para la Cuaresma, quelites en todo momento

“Vale un bledo” se decía antaño cuando algo no importaba. Ese “bledo” era la forma de llamarle a un quelite, la planta de milpa que antes era poco apreciada por ser considerada “comida de pobres” o “de indios”. Por fortuna, los quelites nunca han perdido su lugar en la mesa y siguen siendo de esas hierbas nutritivas que llenan de sabores multiformes nuestros guisos.

La poética de estas modestas pero ricas plantas habita en que nacen junto al maíz, el frijol, las calabazas y otros insumos de la milpa. Su variedad es parte de su valor. Cada cultivo tiene sus propios quelites y existen distintos en la república mexicana. Ya te conté previamente sobre la importancia de los quelites en la cocina mexicana.

Variedad de quelites

Existen desde los más conocidos, como las verdolagas, los huauzontles, el pápalo y los quintoniles, hasta los más sorprendentes como los quelites pasados de los rarámuri que se comen secos o los “blancos” que se consumen en la mixteca alta.

Cada uno de los 127 que han sido documentados por los investigadores Edelmira Linares y Robert Bye tiene su forma de preparación y conservación, como parte del conocimiento de la tradición culinaria de cada región. Puedes conocer más en su texto Las especies subutilizadas de la milpa.

No hay que confundir la grandeza con lo grandote. A eso invitaba el poeta Eduardo Galeano y los quelites son un ejemplo de un alimento insignificante en apariencia pero enorme en el plato. Además, son muy nutritivos: contienen minerales, vitaminas, ácidos grasos, omega 3 y omega 6.

Valorar este alimento

Hacer que la frase “vale un bledo” sea equivalente a un sinónimo de riqueza puede empezar por el acto de comer más quelites para así conocer más la abundancia de nuestro México.

Fuente: apromeci.org.mx

Fuente: apromeci.org.mx

Agradezco a Edelmira Linares y Robert Bye su apoyo para esta nota.

Más sobre quelites

Semillatón, un proyecto que se extiende a la milpa y los quelites

5 recetas con quelites

Quelites, nutritivos y muy mexicanos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *