x

Recuperación post COVID-19, cuidados médicos que debes seguir

La recuperación post COVID-19 es tan importante como las medidas sanitarias para prevenir la propagación del coronavirus. Esto se debe a que la enfermedad puede dejar lesiones en el organismo cuya gravedad es diferente en cada persona.

Si eres sobreviviente del COVID-19 o tienes algún familiar que quedó con secuelas, te contamos sobre los cuidados médicos a seguir para que, con paciencia, regresen a su vida habitual.

¿Cómo es la recuperación post COVID-19?

Recuperación post COVID-19, cuidados médicos que debes seguir

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) indica que, de manera general, los pacientes que sobrevivieron al COVID-19 pueden tener dificultad para respirar, padecer cansancio, tos, dolor muscular, de cabeza o en las articulaciones, así como problemas para dormir y mareos.

Sin embargo, el virus ataca de manera diferente a las personas y en ocasiones llega a afectar zonas mucho más localizadas.

Por esta razón es que la recuperación post COVID-19 es diferente en cada persona y el hospital Centro Médico ABC divide las secuelas de la siguiente manera:

Casos leves

Se considera como caso leve aquel en el que la persona solo sufrió síntomas similares a los de una gripe fuerte y se recuperó en casa.

Entre las secuelas esperadas están la dificultad para respirar, cansancio, tos, dolor muscular, de cabeza o en las articulaciones, así como problemas para dormir.

Para contrarrestar estos síntomas, los pacientes deben ir con su médico para que les indique si solo necesitan descansar o es necesario que tomen algún tipo de medicamento.

Casos graves

De acuerdo con el hospital Centro Médico ABC un caso grave de COVID-19 es aquel en el que la persona tuvo que ir de manera recurrente con un médico para que estabilizara su salud.

En estos casos es necesario contar con la asesoría de un neumólogo para que monitoree las posibles secuelas en los pulmones y evitar que se conviertan en permanentes.

Casos severos

Se considera caso severo al paciente con COVID-19 que estuvo hospitalizado en el área de cuidados intensivos, posiblemente intubado y con medicamento para estabilizarlo.

El tratamiento para las secuelas en la salud de estas personas es multidisciplinario, es decir, necesitan rehabilitación física para poder moverse luego de estar internados, nutrición clínica para recuperar la pérdida proteico-calórica y terapia física para desarrollar de nuevo fuerza muscular.

Casos con secuelas cardiacas

Algunas personas que sobrevivieron al COVID-19 pueden presentar inflamación del músculo cardiaco, padecimiento llamado miocarditis.

Durante este, el corazón no logra bombear sangre de manera eficaz por lo que el paciente puede sufrir insuficiencia cardiaca. Algunos síntomas son:

  • Dolor en el pecho.
  • Ritmo cardiaco anormal o acelerado (arritmias).
  • Dificultad para respirar, ya sea en reposo o al realizar actividad física.
  • Hinchazón en las piernas, los tobillos y los pies.
  • Fatiga.

Lo mejor es que el paciente acuda con un cardiólogo que le realice una historia clínica personalizada y le solicite estudios como el electrocardiograma (ECG), la resonancia magnética (RM) o el ecocardiograma para tener un diagnóstico más preciso.

Pacientes con fibrosis pulmonar

Como el coronavirus es un microorganismo que ataca principalmente a las vías respiratorias, el tejido pulmonar de los pacientes puede quedar afectado.

Es probable que los pulmones de estos pacientes tengan cicatrices, que el tejido se vuelva más grueso y que, por lo tanto, tengan dificultad para transportar oxígeno a los vasos sanguíneos. Los principales síntomas son:

  • Dificultad para respirar.
  • Tos entrecortada y seca.
  • Cansancio.
  • Pérdida de peso sin razón aparente.
  • Dolores en los músculos y en las articulaciones.

A este padecimiento se le conoce como fibrosis pulmonar, va evolucionando y no se cura, pero si se detecta a tiempo, se puede retrasar o detener.

El tratamiento involucra a un neumólogo que explore los pulmones y valore su estado de salud por medio de pruebas y estudios de capacidad respiratoria. Según el sitio Medline Plus, algunos de ellos son:

  • Espirometría

La prueba mide la capacidad de los pulmones de mover aire, así como la velocidad con la que lo hace.

  • Prueba de volumen pulmonar

A este estudio se le conoce también como pletismografía corporal y mide la capacidad de los pulmones de almacenar aire. También identifica cuánto aire queda en estos órganos después de exhalar.

  • Prueba de difusión de gases

Mide qué tan bien pasa el oxígeno y otros gases de los pulmones al torrente sanguíneo.

  • Prueba de esfuerzo con ejercicio

Estudia el efecto del ejercicio en los pulmones para saber si su funcionamiento es correcto.

Pacientes con secuelas en la salud mental

Las personas que padecieron COVID-19 e incluso las que no, han experimentado estrés por el aislamiento social, el impacto económico y por la preocupación de contagiar a familiares o amigos.

Es entonces que la salud mental de la gran mayoría se encuentra vulnerable en estos momentos y es probable que se desarrollen trastornos emocionales.

Es importante mencionar que cada persona puede experimentar secuelas mentales diferentes, al igual que síntomas particulares, por lo que la recomendación es asistir con un profesional en psicología o psicoterapia para que valore su caso.

Depresión

Trastorno emocional que causa sentimiento de tristeza constante y la pérdida de interés para realizar diferentes actividades. Sus principales síntomas son:

  • Sentimientos de tristeza, vacío o desesperanza.
  • Momentos de mucho enojo, irritabilidad o frustración.
  • Pérdida de interés para realizar cualquier actividad, incluso las que se consideran placenteras.
  • Alteraciones en el ciclo del sueño, es decir, tener insomnio o dormir demasiado.
  • Cansancio y falta de energía.
  • Ansiedad, agitación o inquietud.
  • Sentimientos de inutilidad o culpa.
  • Dificultad para pensar, concentrarse, tomar decisiones o recordar cosas.
  • Pensamientos recurrentes sobre la muerte o suicidas.
Ansiedad

Este trastorno se caracteriza porque la persona que lo padece tiene preocupaciones y miedos intensos, excesivos y recurrentes sobre situaciones diarias. Sus síntomas son:

  • Mucho nerviosismo, agitación o tensión.
  • Sensación de peligro, pánico o catástrofe.
  • Aumento del ritmo cardiaco.
  • Respiración acelerada (hiperventilación).
  • Debilidad o cansancio.
  • Problemas para conciliar el sueño.
  • Problemas gastrointestinales.
Estrés postraumático

Es una respuesta desencadenada luego de vivir una situación aterradora, ya sea porque se haya experimentado o simplemente presenciado. Los síntomas de este trastorno son:

  • Recuerdos recurrentes y angustiantes del hecho traumático.
  • Revivir el hecho traumático (reviviscencia).
  • Sueños perturbadores o pesadillas acerca del hecho traumático.
  • Angustia emocional grave por lo que se recuerda o se relaciona al suceso traumático.
  • Reacciones físicas a lo que la persona recuerda o relaciona con el suceso traumático.

Fuentes:

Te podría interesar:

Para tener una buena recuperación post COVID-19, acércate a profesionales de la salud que te indiquen el tratamiento adecuado para ti.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *