x

Relaciones amorosas en el trabajo, ¿puedo, debo, está permitido?

Las relaciones amorosas en el trabajo son prácticamente inevitables, Pasamos tantas horas en la oficina que no echarle el ojo a alguien durante todos los años que pasamos ahí, sería irreal. Pero, ¿las empresas y la ley entienden toda esta cuestión emocional que tantas veces resulta difícil o imposible de controlar?

Bueno, pues, me lancé con la encargada de Recursos Humanos en Selex, María de los Ángeles Huesca y esto fue lo que me contó.

Relaciones amorosas en el trabajo ¿está permitido por la ley?

Primero lo más importante, ¿me pueden correr por andar romanceando en el trabajo? “Esto es un punto interesante, la ley del trabajo en México no establece en ningún lugar que esté prohibido o amerite el despido. Sin embargo, algunas empresas eligen incluir una cláusula en sus contratos que restringe este tipo de prácticas”, asegura Ángeles.

El empleador tendría que establecer diversas normas y notificarlas a Recursos Humanos. Puede restringir las relaciones amorosas en el trabajo por completo, o bien, puede aceptarlas, con algunas reservas o limitaciones.

Más allá de estas normas, debes estar consciente de que si dejas de cumplir con tu cuota o tus actividades, el despido puede llegar, pero no por tu relación amorosa, sino debido a tu desempeño y ahí no hay forma de reclamar nada.

Relaciones amorosas en el trabajo

Relaciones amorosas en el trabajo ¿son una buena idea?

De acuerdo con la revista digital Protocolo, en el 2014 “58% de los mexicanos encuestados reconoció que sí ha tenido un amorío en el trabajo, pero ya terminó; otro 22% también lo reconoce y aún continúa, y finalmente, 20% mantiene una relación pero la oculta”. Por lo que una acción que aparentemente no es una buena idea, puede terminar hasta en boda.

El problema, realmente, no es enamorarte de alguien en el trabajo, sino saber mantener una relación saludable tanto con tu nueva pareja como con tus compañeros.

“Las relaciones amorosas suelen generar un alza en la productividad de los empleados durante los primeros meses. Sin embargo, muchos empleados se pueden sentir incómodos ante ellos, ya sea durante su relación o al finalizarla. Esto desata un ambiente laboral que puede afectar a personas no involucradas en la relación”, me cuenta Ángeles.

Otro dato importante que menciona Ángeles es que hay que tener en cuenta que las vacaciones en los mismos días o permisos similares pueden resultar complicados, más si ambos laboran en puestos o áreas similares y esto no tiene nada que ver con discriminar o prohibir la relación.

Relaciones amorosas en el trabajo

Relaciones amorosas en el trabajo ¿cómo lograr que funcione?

Tomando en cuenta la parte psicológica, el portal Psicología y Comunicación brinda algunos tips para hacer que las relaciones amorosas en el trabajo funcionen, no se desgasten y no influyan en el ambiente laboral:

  • Buscar actividades divertidas para ambos fuera del trabajo
  • Fomentar espacios individuales para no caer en la rutina
  • Evitar agobiar al otro con problemas laborales después de horarios laborales
  • Mantener la prudencia en el área laboral
  • No mostrarse demasiado afectivos en el trabajo ya que puede incomodar a otras personas y, así, generar intromisiones.

“Como patrones o empleadores debemos estar listos para manejar esta situación, ya sea si está permitida o no, porque como vemos, las relaciones amorosas en el trabajo son situaciones que ni con prohibición puedes asegurar que no sucederá. Somos seres humanos y así debemos tratarnos”, finaliza la reclutadora Huesca.

Las relaciones amorosas en el trabajo son un hecho y más que preocuparte por si está mal o no, debes pensar en cómo evitar que influya de manera negativa en tu desempeño o tu carrera y eso solo depende de ti.

¿Tú, qué piensas de las relaciones amorosas en el trabajo?

También podría interesarte…

¿Cómo hacer un currículum ganador?

Tips para una entrevista de trabajo

Casi licenciada en Letras Clásicas, amante del café, la literatura, la escritura y la música. Distraída. Futbolista de domingos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *