x

Cómo relajar los pies cansados después de los tacones

Todas lo hemos sufrido. Ese dolor e hinchazón ocasionados por el uso de los tacones es muy molesto. Pareciera que corrimos un maratón completo con zapatillas o que nos golpearon con un martillo en los pies.

¿Te identificas?, es momento de ponerle solución y apapachar más a tus pies, aunque primero debes entender las razones de por qué te duelen y se hinchan.

Cuando caminamos, el músculo de la pantorrilla se contrae al levantar la pierna. Con el uso de tacones altos, el tobillo se encuentra a unos centímetros del suelo antes de dar el paso, por lo que la pantorrilla trabaja mucho más. Si el músculo no está acostumbrado a esto, se endurece como cuando haces desplantes en el gimnasio y al día siguiente o a las pocas horas, duele.

¿Cómo relajar los pies cansados después de los tacones?

Estira tus pies por las mañanas:

Estirar las piernas y los pies por las mañanas alarga los músculos y ocasiona que la sangre vuelva a fluir. Descalza, inclínate hacia abajo e intenta tocar los dedos de los pies con tus manos. Tus piernas deben estar rectas y debes usar tu peso corporal como apalancamiento.

Otra manera de estirarse es sentarse, levantar un pie del piso y estirar tu pierna elevándola con los dedos hacia arriba.

Consiente a tus pies con un baño especial:

Un baño con agua caliente es una excelente manera de aliviar los músculos cansados. Agrega sales a una tina con agua caliente y mete tus pies durante 20 minutos.

Después, realízate un pedicure rápido en casa. Solo corta tus uñas con mucho cuidado e hidrata con una crema especial para pies cansados. Es importante este último paso, pues si dejas demasiado tiempo sin humectar, puedes desarrollar áreas ásperas en puntos de presión, que pueden agrietarse y llegar a ser dolorosos.

Las áreas más comunes para la resequedad son el metatarso del pie, ya que toma el mayor impacto en los tacones altos, el arco y la parte posterior del talón.

También hay exfoliantes especiales para pies que puedes usar una o dos veces por semana para suavizar la piel, y lociones hechas a base de eucalipto o menta para desinflamarlos.

Usa más tus tacones:

Si eres de las que no usa tacones con frecuencia, una manera de ir disminuyendo el dolor e hinchazón es usarlos más para acostumbrar a los músculos a trabajar. Aunque,  el uso habitual de tacones muy altos crea un desgaste compulsivo y es perjudicial para tus pantorrillas, por lo que debes considerar usar tacones de medios a bajos y no demasiado altos.

Cuando de plano no te quedó otra y por algún evento tuviste que ponerte los tacones más altos que tienes, una buena idea es llegar a casa a caminar descalza sobre tu alfombra durante 5 minutos y dar un masaje ligero. Con ello lograrás sentir alivio de manera rápida.

Gracias a Stanhome por la información proporcionada para la realización de este artículo.

¡Encuentra pedicuristas en la Ciudad de México! 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *