x

La Aduana y la Reserva Natural de Cuchujaqui

Reserva Natural de Cuchujaqui

Sonora está lleno de sorpresas. Aparentemente solo hay tierras desérticas; sin embargo, tiene un sinfín de lugares y destinos listos para complacer hasta a los viajeros más exigentes. Uno de estos destinos es el pueblo La Aduana y la Reserva Natural de Cuchujaqui, ubicados a las faldas de la sierra Álamos, al sur del estado. Aquí, tus vacaciones serán completamente naturales.

La Aduana

La Aduana se localiza a tan solo 10 kilómetros de Álamos, el pueblo que vio nacer a María Félix y, aunque no es tan grande como otras zonas de Sonora, La Aduana cuenta con todo lo necesario para los viajeros más aventureros.

Sus casas son sencillas y la forma de hospedaje es en cabañas sin lujos, pero funcionales y bonitas. La idea es que solo llegues a descansar y el resto de tu viaje la pases caminando.

Una de las cosas que no podrás dejar de admirar son las artesanías. Hojas de maíz, pequeñas rocas turquesas y semillas son algunos de los materiales empleados por sus habitantes para hacer todo tipo de souvenirs, estos los puedes adquirir en el mercadito o caminando entre sus calles.

Reserva Natural de Cuchujaqui

Foto: Limo5

Reserva Natural de Cuchujaqui

Esta reserva también forma parte del pueblo Álamos, sin embargo, no hay mejor forma de disfrutarlo que hospedándose en La Aduana. Sus habitantes conocen tan bien la Reserva Natural Cuchujaqui que ofrecen los mejores recorridos y paseos.

Una de las maravillas de esta reserva es la variedad de flora y fauna. Entre sus decenas de hectáreas habitan langostinos de agua dulce, águilas reales, tortugas del desierto, magnolias, cotorras serranas y algunas otras especies que los guías de mostrarán en persona.

Reserva Natural de Cuchujaqui

Foto: Alamos.com

En temporada de lluvias, el cauce del río crece y el paisaje se pinta de un verde más intenso que hace juego con el lejano sonido de la corriente del agua. Nada mal, ¿no?

La Reserva Natural de Cuchujaqui está protegida por la CONANP, por lo que debes saber que hay algunas restricciones en cuanto a los lugares de hospedaje el tipo de actividades a realizar.

Ahora sí, agarra tus maletas y lánzate a la aventura, que estos lugares bellos y recónditos no se conocen de boca en boca sino de pisada en pisada.

Foto principal: Alamos

También podría interesarte…

Álamos ¿Quién dijo que Sonora solo es desierto?

¿Qué hacer en Cananea, Sonora?

Pueblos mágicos desconocidos y cercanos a la CDMX

 

Casi licenciada en Letras Clásicas, amante del café, la literatura, la escritura y la música. Distraída. Futbolista de domingos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *