x

Ritual del Fuego Nuevo: nuevo año, nueva vida

Quizá antes solo has escuchado sobre vestirte de blanco y cargarte de energía, tradición más contemporánea que prehispánica; sin embargo, el Ritual del Fuego Nuevo realizado en el centro del Pueblo Mágico Metepec, es una ceremonia mexica acompañada de música y danza que representa una nueva oportunidad de vida para ser mejores.

“Es importante que la gente conozca los rituales antiguos. Nuestro deber es preservarlos y transmitirlos para que la gente afiance su identidad y genere apego a sus raíces.” Así explica el líder del grupo de danza Ollin Yoliztli, Alejandro Gómez Montaño, encargado de liderar y transmitir una de las tradiciones más representativas y bellas del mundo prehispánico.

Alejandro lleva 20 años liderando la ceremonia del Fuego Nuevo en Metepec. Sus inicios se remontan a la niñez cuando su padre decidió entregar la estafeta. Justo ahí comenzó la aventura y el arte de tocar el caracol.

Más adelante, su pasión y compromiso lo llevaron a formar el grupo de danza Ollin Yolitzli . De esta forma ha logrado preservar de manera fiel una de las ceremonias más importantes para los mexicas.

¿Qué es el Ritual del Fuego Nuevo?

“El Ritual del Fuego Nuevo no es una celebración apocalíptica ni una recarga de energía como se ha querido plasmar en lugares como Teotihuacan y Chichen Itzá. El ritual es una nueva oportunidad de vida”. Palabras con las que Alejandro comenzó nuestra pequeña plática.

El evento era realizado cada 52 años por los antiguos mexicas durante el periodo clásico y postclásico. Todo sucedía con la entrada de la primavera, cuando el calendario ritual o tonalpohualli y cotidiano o xiuhpohualli se unían.

Los 52 años no eran un número al azar. Este lapso de tiempo representaba un ciclo completo de vida derivado del conteo casi exacto de sucesos astrales y naturales.

¿En qué consiste?

De acuerdo a la Dirección de Cultura de Metepec, los mexicas creían que cuando el sol se alejaba de la tierra -lo que hoy conocemos como horario de verano-, el astro agonizaba, por lo que al cambiar de estación se daba gracias y se celebrara su renacer. Una nueva era, una nueva vida, una nueva esperanza.

En el día 360, justo antes de un nuevo año, todo fuego se apagaba, la ciudad quedaba en la penumbra, toda actividad era detenida y todos los utensilios de uso cotidiano eran destruidos. Esta costumbre era la forma en la que los mexicas dejaban su “antigua vida”. El barro se cuece con el calor del fuego, como el fuego y sus beneficios moldearán la nueva vida.

Después de esos cinco días de penumbra, en el día uno del nuevo año, cuando el sol volvía a iluminar la tierra, la celebración comenzaba. El Fuego Nuevo se encendía en su conmemoración mientras su calor y luz reforzaban la unión del pueblo, la unión del hombre como género.

“Los danzantes son preparados desde pequeños cuando comienzan a tocar el caracol. Ninguna persona ajena puede bailar. Es una ritual sagrado que conlleva jerarquías y únicamente puede ser transmitido de generación en generación.”

La gente observa, expectante. El narrador cuenta antiguas historias en las que el sol desciende al inframundo durante el Yohualli -la noche- para luchar y renacer victorioso a la mañana siguiente. Hay cantos de vida y  danzas de agradecimiento. Los capitanes de los seis grupos danzantes que participan en este ritual portan orgullosos las antorchas que iluminarán el nuevo año.

Cuando por fin el pebetero al pie del Cerro de los Magueyes es encendido, todos los asistentes pueden dejarse llevar por la música de la danza Ollin Yolitzli. Una combinación musical diseñada para que el pueblo se una.

“Cerro del Maguey” Foto Fernanda Martínez

“Al final, todos los asistentes reciben una veladora blanca encendida con el sagrado Fuego Nuevo. Este fuego es llamado Chantico y tiene la finalidad de iluminar el hogar y proporcionar unidad a la familia”

¿Cuándo?

El Ritual del Fuego Nuevo tiene lugar cada 21 de marzo entre las cuatro y seis de la tarde. El estratégico horario es con la intención de que el anochecer adorne y ejemplifique las danzas. Todo esto en el corazón del Pueblo Mágico Metepec.

No importa si quieres ir vestido de blanco, negro o de colores, lo importante es que vayas dispuesto a dejar atrás los errores y todo lo negativo que no te deja seguir adelante. La condición es respetar la ideología prehispánica de comenzar una nueva vida de la mano del nuevo sol.

El Fuego Nuevo es una nueva oportunidad de conectarte contigo y con tus antepasados; una nueva oportunidad de ser la mejor versión de ti. Asiste, nútrete y comparte esta bella tradición.

Consulta Sección Amarilla y encuentra todo lo que necesites para asistir a este bello ritual.

Foto principal: Ollin Yoliztli

También podría interesarte…

Metepec: cuna de los árboles de la vida

Tianguis Cultural Guadalajara: cultura, diversión y compras

Museo de Arte Moderno del Estado de México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *