x

Salud financiera para niños, introdúcelos a las finanzas sanas

Finanzas para niños, introducción

 

Los padres tenemos el instinto de dar todo lo que nuestros hijos desean (financieramente hablando), los niños a su vez, quieren pertenecer a grupos donde el consumo marca la integración a ellos.

Sin embargo, no siempre es bueno caer en esta dinámica. Dar a manos llenas cosas que no son necesarias y que mandan mensajes erróneos a los niños como:  “obtener cosas es tan fácil como pedirlas”, “el dinero crece en los árboles” o “necesito…si no, no estoy contento”  puede resultar en adultos que no tienen claro el valor del dinero.

Bajo esta premisa, Yenún Yenún González, gerente de Bienestar Financiero y Capacitación de Old Mutual ha desarrollado un taller especialmente dirigido a padres e hijos para establecer con ellos las bases de las finanzas sanas.

En entrevista, nos comparte una serie de estrategias que maneja en el taller para introducirlos al tema: “Los primeros conceptos para compartir con los pequeños son: entender el valor del dinero, su carácter de escasez, la procedencia y la importancia del ahorro, para que así inicien este hábito e incluso aprendan a elaborar su propio presupuesto”.

La educación financiera es crucial para mejorar la salud financiera y mejorar los ingresos, si el objetivo está relacionado con la educación de los niños, definitivamente tiene un efecto dominó en el resto de los aspectos familiares.

Es por ello que sembrar en los más pequeños la costumbre de ahorrar y enseñarlos a entender los beneficios de planear financieramente la vida, es una tarea que como padres se debe cumplir.

Es importante incluir a los niños, que ya tengan la conciencia de lo que es el ahorro y que puedan comprender (digamos que de 5 años en adelante) en las prácticas familiares.

Por ejemplo, en la parte de la definición de metas, es clave empezar por preguntar para qué son las cosas, para qué tenerlas, cuál es su utilidad; enseñar a darles valor.

Yenún nos comenta: “Debemos evitar el  panorama del ‘quiero pertenecer, por eso voy a consumir, para ser parte de algo’.  Es mejor reconocer para qué son las cosas, qué quiero, y con eso plasmar objetivos; esto los ayudará a ponerse metas con respecto a su edad, necesidades y direcciones, además de que se motivará el alcance de metas”.

Otro punto es evitar el ‘no’. Yenún dice: “Debemos evitar relacionar el ahorro con la parte de los castigos o lo negativo, porque con ello limitamos la visión y los niños empiezan a asociar; es cuando de grandes, creemos que el dinero es el diablo, que es malo, que echa a perder a la gente, porque lamentablemente le hemos estado dando una connotación negativa”.

Tener objetivos plasmados y trasmitirles la costumbre de tenerlos a los niños; obviamente los objetivos de los niños y los padres son muy diferentes, hay etapas de vida y sobre éstas hay prioridades, pero lo importante es que el niño defina y entienda los conceptos. La cuestión es comunicarle que “sí puede tener” (lo que sea que quiera), pero de forma que no se le facilite tanto que no lo valore.

Agradecemos a Yenún González, gerente de Bienestar Financiero y Capacitación de Old Mutual las facilidades para esta edición.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *