x

Salud sexual de las mujeres, ¿por reproducción o por placer?

Por Yen-Len Siu y Jesús Carrillo

Por años, la sociedad nos ha inculcado que la salud sexual de las mujeres se refiere únicamente al embarazo, a las enfermedades de transmisión sexual (ETS) o a los padecimientos relacionados con la infertilidad.

Si bien es cierto parcialmente, resulta importante saber que la sexualidad femenina va más allá e involucra aspectos como la diversidad sexual, el placer e incluso la elección del proyecto de vida.

De acuerdo con Carla Paulina Morales Contreras, psicóloga y tallerista del proyecto llamado El Diván Sensual, la sexualidad es una construcción social, histórica, política e incluso económica conformada por cuatro aspectos que se relacionan entre sí:

  • Reproductividad

La capacidad que tenemos los seres humanos de reproducirnos de manera eficiente, es decir, estar saludables para poder procrear otros individuos.

Se trata del buen funcionamiento de los órganos sexuales, del porcentaje de fertilidad, del uso de diferentes métodos anticonceptivos, así como también de los aspectos psicológicos que nos indican si se quiere ejercer o no la maternidad.

La reproductividad tiene una gran carga social en las mujeres porque hoy en día se sigue creyendo que necesitan ser madres para desarrollarse por completo, sin embargo, se ha convertido en una decisión cada vez más pensada debido a la responsabilidad que implica hacerse cargo de otro ser humano.

  • Erotismo

Es el acercamiento con el propio cuerpo para darnos cuenta que hay zonas en las que sentimos placer y que existen objetos o prácticas que nos ayudan a desarrollarlo.

Habla de las vivencias humanas con una respuesta genital y corporal placentera, por lo que se le relaciona principalmente con las experiencias y herramientas, en pareja o en solitario, como el uso de lencería, juguetes sexuales, entre otros, que nos ayudan a mejorar la respuesta sexual.

Se piensa que el erotismo está despierto únicamente en las personas que están en edad reproductiva, de la adolescencia a la adultez, pero la realidad es que está presente desde que nacemos hasta que morimos y va cambiando dependiendo de la edad.

  • Género

El género se refiere a que una misma especie tiene su forma masculina y femenina. Al trasladar esta condición a los seres humanos, se entiende que cada persona puede identificarse como hombre o como mujer.

A pesar de que el género es una cuestión relacionada con los genitales, la identidad de género involucra aspectos emocionales y psicológicos que pueden ubicarnos —o no— en el grupo biológico en el que nacimos.

  • Vínculos afectivos

Es la forma con la que nos relacionamos con los otros, ya sea con una pareja, amigos, familia, compañeros de clase o de trabajo. Estos vínculos afectivos están relacionados con el cuidado y desarrollo del ser humano para crear lazos, pero también para sobrevivir en el mundo.

Se habla de un vínculo afectivo porque el amor es la mejor manera de relacionarnos con los demás, sin embargo, este afecto puede transformarse en apego o dependencia que puede dar pie a relaciones de violencia o de poder.

¿Salud sexual por reproducción o por placer? Conoce las diferencias

Como se mencionaba al inicio de este artículo, la información sobre salud sexual ha estado enfocada completamente en la reproducción. La cultura mexicana, al menos, no habla a las niñas y adolescentes sobre la auto exploración o el autoerotismo.

Y aunque no se trata de elegir, es importante mencionar que, así como está bien saber de salud sexual para reproducirse, es válido acercarse a ella únicamente para sentir placer.

Por eso es que a continuación hablaremos de algunas diferencias entre ambas. Esperamos que la información te sirva para tener un panorama más completo de tu sexualidad.

Salud sexual por reproducción

La salud sexual por reproducción se refiere a la planificación familiar, es decir, a tomar la decisión de ser madre, o no.

Esto involucra el uso de métodos anticonceptivos temporales o permanentes, en caso de no querer embarazarse, o a la elección de preparar el cuerpo y la mente para concebir.

En este punto está involucrada principalmente la parte física, es decir, tener un estilo de vida saludable que garantice el buen desarrollo del bebé, así como el monitoreo de todas las partes del aparato reproductor femenino para rectificar que funcionan adecuadamente.

También le echa un vistazo a la salud mental de la mujer pues al ser una decisión importante de vida, lo mejor es que esté preparada emocionalmente para traer un nuevo ser al mundo.

La reproducción necesita del óvulo y del esperma para llevarse a cabo, una práctica que se consideraría meramente heterosexual.

La buena noticia es que actualmente existen diferentes opciones como la inseminación artificial o el vientre de alquiler para que las personas homosexuales o solteras sean capaces de concebir.

Salud sexual por placer

La salud sexual por placer se refiere al hecho de conocer las zonas erógenas de nuestro cuerpo para disfrutar del acto sexual de manera individual o con compañía.

Se trata de exploración de todas las partes del cuerpo para descubrir lo que nos excita o nos desagrada y a partir de eso decidir el tipo de encuentros sexuales que queremos experimentar.

Por eso es que el placer involucra la diversidad sexual, es decir, abrir el panorama a tener encuentros con hombres, con mujeres o con ambos, si así se desea, sin necesidad de seguir con un patrón establecido por la sociedad.

De manera individual es una buena forma de reconocer las prácticas eróticas que más nos gustan para tomar el control de nuestra sexualidad y no esperar a que la pareja sea la encargada de proporcionarnos placer.

Es un acto de autoconocimiento que incluso ayuda a saber si nuestro cuerpo está experimentando cambios relacionados con la salud, pues con la autoexploración es más fácil darse cuenta si creció algún bulto o dolor que antes no estaba ahí.

Vagina y clítoris, ¿sabes para qué es cada una?

Antes de explicar las funciones de la vagina y el clítoris, queremos compartirte un esquema con todas las partes de los genitales femeninos, también conocidos como vulva.

Salud sexual de las mujeres, ¿por reproducción o por placer?

  • Monte Venus

Es el tejido graso ubicado sobre la pelvis que sirve para proteger los genitales internos. A partir de la pubertad se cubre de vello y también sirve para amortiguar el contacto durante el coito.

  • Prepucio

Se le llama también capuchón clitorídeo y se ubica en la unión superior de los labios menores. Tiene la función de cubrir parte del cuerpo del clítoris para evitar que se irrite.

  • Meato urinario

También conocido como uretra, es un pequeño orificio entre el clítoris y la entrada vaginal que se encarga de expulsar la orina alojada en la vejiga.

  • Labios mayores o externos

Son los pliegues carnosos que definen la forma de la vulva y protegen las partes que son más delicadas. Su parte externa está cubierta de vello.

  • Labios menores o internos

Son dos pliegues ubicados dentro de los labios externos que rodean la entrada de la vagina, del clítoris y que se unen en el prepucio. Su tejido es esponjoso y eréctil por lo que es una zona elástica.

Características y funciones de la vagina

  • Conducto cilíndrico que empieza en la vulva y se extiende hasta el cuello del útero
  • Está formada por músculo y está cubierta con mucosa, lo que la convierte en un canal muy elástico.
  • Es el conducto por el que entra el pene durante el acto sexual para depositar el esperma en el útero.
  • Se trata también del conducto por el que se expulsa la sangre proveniente del desprendimiento del endometrio del útero durante la menstruación.
  • Al tratarse de un parto vaginal, es el conducto por el que sale el bebé luego de nueve meses de gestación.

Características y funciones del clítoris

  • Estructura formada por tejido eréctil que aumenta de tamaño con la excitación.
  • La parte visible del clítoris se le denomina glande y se ubica entre el prepucio y el meato urinario.
  • Su apariencia externa es similar a la de un pequeño botón, pero por dentro se prolonga en dos ramas o piernas que en total miden 10 cm.
  • Cuenta con más de ocho mil terminaciones nerviosas.
  • Su única función es proporcionar placer.

¿Cómo va cambiando la salud sexual de las mujeres dependiendo de su edad?

A pesar de que esté presente desde el nacimiento hasta la muerte, hay tres etapas en la vida de las mujeres en las que se interesan más en su salud sexual y en las cuales pueden tomar decisiones para vivirla con más libertad.

Para hablar de esto nos acercamos con Mónica Olavarría Guadarrama, especialista en ginecología, obstetricia y fertilidad.

  • Adolescentes

Durante la adolescencia, las niñas experimentan cambios físicos que deben saber desde la pubertad para que no se asusten cuando se presentan.

El problema que sigue existiendo es que las mamás inculcan a sus hijas una educación sexual fundada en el miedo a quedar embarazadas o a contagiarse de una ETS, aunado a que no les hablan sobre la menstruación y demás modificaciones en su cuerpo.

Como se trata de una etapa de muchas dudas y preguntas, lo mejor es que la mamá lleve a su hija con especialistas que les expliquen cómo funciona su cuerpo mes con mes, cómo es que se producen los bebés, cómo es que pueden cuidarse adecuadamente, pero también cómo pueden disfrutar de su sexualidad sin miedo.

La intención de acudir con expertos en el tema es que se abra un canal de información confiable que responda todas las dudas y prevenga que las adolescentes se documenten con una fuente malintencionada o con datos erróneos.

  • En edad reproductiva

La edad reproductiva abarca de los 20 hasta los 40 años de edad. Durante esta etapa, las mujeres se ven influenciadas por aspectos sociales, psicológicos y emocionales que determinan su sexualidad.

Lo anterior se debe a que comienzan a tomar decisiones de vida relacionadas a tener descendencia o no, a descubrir o confirmar cierta orientación sexual o simplemente a autoconocerse y autoerotizarse.

Sus dudas entonces van enfocadas a saber si tienen alteraciones hormonales y qué tratamiento deben seguir, cómo pueden embarazarse, cómo cuidarse para no tener bebés o cómo pueden recuperar el erotismo con su pareja.

La mayoría de los intereses en esta etapa de su vida están relacionados a solucionar dudas de carácter emocional, a pesar de estar en la mejor etapa sexual.

  • Mayores de 45 años

A partir de los 45 años, las mujeres comienzan a experimentar la menopausia, es decir, la ausencia de la menstruación.

A diferencia de lo que se cree, las mujeres de esta edad pueden vivir su sexualidad plenamente siempre y cuando estén muy atentas de lo que sienten o viven.

Esto se debe a que uno de los síntomas de la menopausia es la resequedad vaginal que pudiera producirles dolor en caso de la penetración durante el acto sexual.

Al no estar preocupadas por quedar embarazadas, lo que les interesa es disfrutar de su sexualidad, por lo que están abiertas a realizarse estudios médicos que ayuden a saber su estado de salud y a seguir el tratamiento recomendado por especialistas.

Otras fuentes:

También te puede interesar:

Ya que terminaste de leer, ¿cómo vas a vivir tu salud sexual?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *