x

Seguridad alimentaria y nutrición 2020: puntos clave del informe de la FAO

Seguridad alimentaria y nutrición 2020: puntos clave de este informe de la FAO

Si quieres saber más sobre seguridad alimentaria y nutrición 2020 estos son los puntos clave de este reciente informe de la FAO. Los datos contenidos en él informan que no se está avanzando en el acceso de todas las personas a una alimentación sana, nutritiva y suficiente durante todo el año, ni tampoco a poner fin a todas las formas de malnutrición, metas que son parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU.

Como te conté en la nota COVID 19 y seguridad alimentaria: lo que debes saber, la pandemia se añadió a las problemáticas preexistentes como el cambio climático, así como a la desaceleración y el debilitamiento de la economía en todas las regiones.

Te comparto alguno puntos relevantes de “El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2020” para que estés informado, tomes las mejores decisiones de consumo y apoyes la gestión y la búsqueda por políticas públicas nacionales que contribuyan a la sostenibilidad y al derecho humano que tenemos a una dieta saludable, justa y accesible.

Hambre, malnutrición, obesidad y efectos de la pandemia

En la actualidad cerca de 690 millones de personas padecen hambre en el mundo. En 2019, cerca de 750 millones de personas —es decir, casi una de cada 10 personas— sufren de inseguridad alimentaria. Si continúan las tendencias recientes esta cifra superará los 840 millones para 2030.

Fuente: FAO

Fuente: FAO

Además, se ha reducido la cantidad y la calidad de los alimentos que se consumen: en 2019, el 25,9% de la población mundial no tenían acceso regular a alimentos nutritivos y suficientes.

Una evaluación preliminar explica que debido a la crisis por la COVID-19 puede añadirse entre 83 y 132 millones de personas al número total de personas subalimentadas en el mundo en 2020: la nutrición de los más vulnerables se verá deteriorada. Un dato más es que la obesidad en adultos está aumentando en todas las regiones y las previsiones para 2030. El mismo caso sucede en niños.

Seguridad alimentaria y nutrición 2020: puntos clave de este informe de la FAO

Seguridad alimentaria y nutrición 2020: puntos clave de este informe de la FAO

Dietas saludables son inaccesibles para algunos sectores 

Las dietas saludables son inasequibles para muchos, en todas las regiones del mundo: se estima que más de 3 mil millones no se las pueden permitir. Se estima que estas son cinco veces más costosas que las que solo satisfacen las necesidades energéticas mediante alimentos que contienen almidón como arroz, papas y cereales.

Para incrementar el acceso el costo de los alimentos nutritivos este debe reducirse; los factores que determinan esto se relacionan con las cadenas de suministro de alimentos, en el entorno alimentario y en la economía política que define las políticas comerciales, de gasto público y de inversión.

En dos países de ingresos medianos altos examinados, en los que agrupan a México y Samoa, las personas con inseguridad alimentaria moderada consumen comida más barata en relación con las calorías que proporcionan como cereales, raíces, tubérculos y plátanos; así como menos cantidades de carne y productos lácteos, en comparación con las personas que gozan de seguridad alimentaria. México muestra un descenso en el consumo de frutas y lácteos a medida que aumenta la gravedad de la inseguridad alimentaria.

Seguridad alimentaria y nutrición 2020: puntos clave de este informe de la FAO

Seguridad alimentaria y nutrición 2020: puntos clave de este informe de la FAO

Necesidad urgente de políticas públicas e incentivos y tecnologías agrícolas

La FAO sugiere que los países tendrán que reequilibrar políticas e incentivos agrícolas para llevar a cabo medidas de inversión y políticas que tengan en cuenta la nutrición en toda la cadena alimentaria con el fin de reducir el desperdicio y potenciar la eficiencia; asimismo debe verse la mejora de la tecnología y la infraestructura en la manipulación, el almacenamiento y la elaboración de alimentos.

Las políticas de protección social que tomen en cuenta el ámbito nutricional serán esenciales, así como el impulso a favor de las dietas saludables. Añaden que hay que sensibilizar e influir en el comportamiento del consumidor y lograr sinergías importantes para la sostenibilidad medio ambiental.

También sugieren la aplicación de políticas fiscales para incrementar el precio de los hipercalóricos y ultra procesados que tienen valor nutricional mínimo; la regulación de la industria para que se reduzca el contenido de grasas, azúcar y sal en los alimentos; la introducción de reglamentos sobre la comercialización de estos productos; evitar la exposición de los niños a las técnicas de comercialización; y la garantía de que los lactantes puedan alimentarse adecuadamente.

Fuente: FAO

Fuente: FAO

Cambio climático: ¿cómo influye?

La adopción de dietas saludables que incluyan consideraciones de sostenibilidad reduciría el costo de las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 41% y un 74% aproximadamente.

Por desgracia, se prevé que el cambio climático agrave más la variación en las estaciones debido al aumento de la frecuencia de las sequías, la interrupción de la producción de alimentos por las inundaciones y las tormentas tropicales, el incremento de las temperaturas y el aumento de la variabilidad de estas, así como el incremento de la irregularidad de las lluvias.

Esto provocará un descenso general de la producción agrícola a lo largo de los próximos veinte o treinta años: será uno de los principales factores que determinarán los costos de los alimentos en un futuro cercano. También hay que analizar que las prácticas de cosecha de monocultivos, dificultades de comercialización y malos manejos en almacenamiento y transporte son otros retos.

Cambios sociales que influyen la alimentación

Es una realidad que se necesita enfoque de género y pugnar por la colectividad: si la participación de más mujeres en actividades económicas provoca cambios estructurales en cultura alimentaria se necesita coparticipación de todos los miembros de los círculos familiares, en ámbitos rurales y urbanos, en labores domésticas como cocinar y elegir alimentos.

La distancia de los mercados de alimentos y el tiempo necesario para preparar una comida saludable son de los principales obstáculos que evitan que muchos consumidores tengan acceso a dietas saludables y, en consecuencia, decidan pagar un precio más elevado por ellas.

Incluso existen “costos ocultos” de nuestras decisiones alimentarias y los sistemas alimentarios que las respaldan, pues estos se relacionan con el costo de atención sanitaria que suponen para numerosas personas en el mundo y el costo relacionado con el cambio climático que se afronta a nivel mundial.

Los diferentes tipos de dieta como la flexivegetariana, la vegana, la vegetariana y la pescetariana fueron analizadas en cuanto a posibilidad e impacto: no se puede generalizar su aplicación para todos los grupos de población y se debe actuar con cuidado para mitigar sus repercusiones negativas.

Puedes revisar el documento completo aquí

¿Qué puedo hacer como comensal o restaurantero ante este panorama?

Aunque esto no suene alentador, hay acciones que puedes ejercer desde tu trinchera como comensal o cocinero, y sobre todo como ciudadano.

Te compartimos estos artículos en los que te damos algunos consejos y reflexiones. Sigue atento a este blog pues tenemos cada semana más información sobre el tema alimentario.

COVID19: comer sano y cuidar tu sistema inmune

Tendencias para restaurantes y negocios gastronómicos ante COVID- 19

Consejos para comer saludable con niños

La comida saludable también es rica, variada y posible

Comer, viajar y convivir: reflexiones ante la Covid-19

También puede interesarte

Mercados y centrales de abastos en tiempos de Covid- 19

Bebidas azucaradas y COVID- 19: sus afectaciones al sistema inmune

Cocineras tradicionales y COVID- 19: resistencia y comunidad

¿Te interesa saber más sobre este informe sobre seguridad alimentaria y nutrición 2020 de la FAO?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *