x

Terapia sexual: nuestro placer también merece atención y cuidados

Si pensabas que la terapia sexual solo es para parejas o aplica únicamente cuando tienes problemas, necesitas seguir leyendo.

Hablar de sexo, en especial de las dudas que tenemos, siempre es complicado, ya que a pesar de la apertura, continúa siendo un tabú en la sociedad permeado de prejuicios y mitos que si derrumbáramos, nos ayudarían a tener una vida sexual más plena y satisfactoria.

Contacté a la especialista independiente en terapia sexual Verónica Aragón Bermúdez para que me contara un poco más sobre esta vertiente de la psicología.

¿Qué es la terapia sexual?

La especialista me comentó que “la terapia sexual es una herramienta o conjunto de estrategias para enfrentar problemas relacionados con la sexualidad, es decir, identidad, violencia, disfunción, adicción, miedo o confusión en torno a nuestra parte sexual”.

Terapia sexual

Y aunque estamos acostumbrados a recurrir con expertos únicamente cuando algo anda mal, lo ideal es que acudiéramos con un terapeuta sexual o educador sexual antes de comenzar a tener relaciones sexuales.

“La mayoría de las veces, cuando somos pequeños, nos enseñan la parte biológica del sexo, las partes del aparato reproductor y cómo funciona –señala la terapeuta–. Pero no nos ilustran sobre el cuidado, la relación de pareja, cómo descubrir nuestra sexualidad, lo que disfrutamos y lo que no, además de que nos incrustan una idea negativa o de culpa en torno al sexo, lo que puede ocasionar problemas en la adultez”.

Problemas comunes en los que puede ayudar la terapia sexual

Conversando con la psicoterapeuta, no pude evitar preguntar cuáles son esos problemas constantes en la sociedad mexicana o, cuáles son los motivos que conducen a una persona a acudir a terapia. Me explicó que los problemas más frecuentes son:

  • La compulsividad o adicción al sexo
  • Insatisfacción sexual
  • Ausencia de ganas de sexo
  • Problemas de identidad sexual
  • Problemas de comunicación en pareja
  • Sentimientos de culpa que pueden originar problemas como la anorgasmia

El problema es cunado normalizamos el comportamiento o tememos pedir ayuda. Quizá haya un poco de dolor al tener que mirar al pasado y seguro implicará trabajo, pero el resultado valdrá la pena y no está mal pedir ayuda”.

Terapia sexual

La terapia sexual no solo se trata de solucionar problemas, también puedes acudir a mejorar tu vida sexual, a crear estrategias que te funcionen para probar cosas nuevas o diferentes que, quizá por algún tabú o prejuicio interno, no te has atrevido a hacer.

¿Acudir a terapia en pareja o en solitario?

“Existe el mito de que a una terapia sexual únicamente se acude en pareja y no es así, funciona como un psicólogo, puedes ir en solitario”, asegura la especialista. De hecho, los problemas en pareja pueden surgir debido a algún problema interno de alguna de las partes que no se siente cómoda con su sexualidad, que vivió algún trauma o simplemente desarrolló su vida sexual rodeada de prejuicios o miedos que, una vez trabajados y desprendidos, se reflejan inmediatamente en la vida en pareja.

“En mi experiencia, la mayoría de los problemas en pareja son resultado de una mala comunicación y no solo deteriora la parte sexual, sino la relación en conjunto. Cuando una persona se siente amada, comprendida, satisfecha emocionalmente,obtiene tiempo de calidad con quien ama y siente complicidad, también su sexualidad suele estar saludable. Sin embargo, cuando alguna parte de la ecuación falla, puede ocasionar problemas en el cuarto”, comenta Verónica.

Terapia sexual

Generalmente pensamos que lo ideal es acudir en pareja; no obstante, con que una de las partes asista ocasionará un cambio dentro de la relación y puede generar que la otra persona se anime a formar parte del proceso. Pero, de no suceder, debemos tener claro que no podemos cambiar lo que hay fuera, por lo que concentrarnos en nosotros mismos es un gran primer paso.

Que no te dé pena acudir a terapia sexual

No tiene nada de malo ni tiene por qué darte pena acudir con un profesional, de hecho, la terapeuta insiste en que “no podemos ignorar que somos seres sexuales, es como comer o tomar agua. Si dejamos de hacerlo o lo hacemos en exceso nos causa problemas, forma parte de nuestra cotidianidad y necesidades, así que si vas al médico por un dolor de estómago ¿por qué no ir a terapia sexual por falta de sexo o porque no logras tener un orgasmo? Encuentra a un terapeuta sexual que te inspire confianza y atrévete a disfrutar de tu sexualidad sin prejuicios.

También podría interesarte…

Causas de la infidelidad ¿solo se da en parejas con problemas?

Sexo seguro: El placer y la salud van de la mano

¿Qué hacer cuando el condón se queda adentro?

¿Tienes alguna otra duda sobre la terapia sexual?

Casi licenciada en Letras Clásicas, amante del café, la literatura, la escritura y la música. Distraída. Futbolista de domingos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *