x

Tianguis de Tepoztlán, variedad morelense

Ir al tianguis de Tepoztlán con Ana García de La Villa Bonita Culinary Vacation fue una muy buena experiencia. Sobre todo, confirmé que se aprende mucho al acercarse a esos vendedores que están a ras del piso, los que son itinerantes. Ellos solo van los miércoles, y otros sábados o domingos, a ofrecer lo que crece en sus propios cultivos o lo que elaboran cuidadosamente en las afueras del mercado fijo.

Cuando vayan a los tianguis y mercados hablen con los marchantes, aprendan de ellos. Es vital dejar de creer que lo sabemos todo y creer que somos mejores o “más avanzados” por vivir en la ciudad. Verán que al ser cercanos y amables en estos espacios de intercambio comercial y cultural, distintos mundos se abrirán ante sus ojos. Aprenderán mucho más de lo que creían.

Frijoles, hierbas y otros alimentos en el tianguis de Tepoztlán

Vicente Garza, originario de Santa Catarina, vende frijoles comba, una variedad pequeña color vino, con un punto blanco. Su esposa cuenta que saben muy sabrosos si se hacen para acompañar el clemole, un platillo morelense común en su pueblo.

Juan Valencia de Santo Domingo Ocotitlán narra que el mercado ha cambiado mucho desde que él empezó a venir hace casi 20 años. Él y su esposa ofrecen flor de gordolobo y miel. Cuando tienen, también llevan aguacates de su patio.

Cecina, camotes y más

Teófila Sánchez vende frijol tierno y camotes morados o en dulce. Ella es originaria de Xocota, Puebla. No le importa tardar en llegar con tal de ofrecer sus productos en este mercado en el cual, dijo, “ya no es fácil vender tanto como antes”.

Hipólito Cortés y su familia llevan 30 años preparando cecina de Yecapixtla en el puesto llamado en su honor, “Don Poli”. Él explica que para poder detectar una cecina fresca uno debe probarla cruda. Si ésta sabe a manteca, debes llevarla. Si no, lo rancio delatará a ese insumo (y al vendedor).

Maíces y carnes en el tianguis de Tepoztlán

Ángel Hernández y su esposa de Santa Catarina Zacatepec llevan 16 años vendiendo diferentes tipos de maíces y frijoles en “cuartillos”, una medida antigua en este tipo de mercados que equivale a un kilo y medio. Las mazorcas rojas y esos granos tan brillantes solo nos dejaban ver un poco de lo hermoso que es el maíz. Su ayocote era negro y grande, muy diferente al morado.

Una fruta que no conocía y que los lugareños utilizan es el timbiriche. Con ella se hacen aguas frescas o conservas. Se veían adornando los puestos junto con el carambolo, que aunque no sea oriundo de México es fácil que florezca gracias al generoso clima morelense.

Uno de los carniceros más populares en el mercado de Tepoztlán es el señor Domingo quien despacha en la carnicería Toña. Él comenta que su esposa (gracias a quien lleva puesto el nombre) no cocina. Quien prepara los alimentos en casa es él. La receta de guaxmole que hicimos en la clase de cocina con Ana es de su autoría.

Más sobre Tepoztlán

Si se te antojó conocer este tianguis ve los miércoles y domingos a este mercado. Se ubica en el centro de ese poblado frente al Templo de la Natividad en Tepoztlán, Morelos.

Aprende a preparar tres recetas de Ana con ingredientes frescos morelenses:

Agradecemos a Epicuristas Mx y a La Villa Bonita Culinary Vacation su apoyo para este texto.

También puede interesarte

Mercado del trueque en San Pedro Cholula, pasado y presente

Un domingo en el Mercado Lucas de Gálvez en Mérida

Mercados y tianguis, esencia de la cultura mexicana

¿Ya conoces el tianguis de Tepoztlán?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *