x

Conoce Tlaxcala, sus personas y cultura con este recorrido

Tlaxcala se encuentra a casi dos horas de la Ciudad de México, y a pesar de su cercanía con la capital, se desconoce su belleza y valor natural, alimentario e histórico.

Un recorrido que te recomiendo es el que organiza Irad Santacruz, promotor de la cultura y la cocina de su estado natal. Es ideal para quienes buscan opciones que ofrecen conocimiento vivencial y alternativas de turismo rural y gastronómico.

Él ha logrado reunir a diferentes familias de municipios como Contla de Juan Cuamatzi, San Juan Bautista Ixtenco, Zacatelco y Santa Cruz Tlaxcala para que muestren a los viajeros sus costumbres y contextos de una forma respetuosa y controlada.

Empieza el día con sabores tradicionales

Todo comenzará con un desayuno con Pilar Huerta Carcaño. Ella preparará tlatoyos (conocidos en otros lugares como tlacoyos), que es un alimento ovalado y largo preparado con masa de maíz. En la casa de esta cocinera, a las faldas del Malintzin, se enseñará a los comensales el proceso de nixtamalización, una técnica prehispánica, vital en México, sin la cual las tortillas no existirían.

Foto: Mariana Castillo

El tiempero, figura esencial en las cosechas

Después, el grupo se dirigirá a vivir un ritual con Eugenio Bautista, tiempero de la zona. Esta figura trascendente para las culturas locales y es quien ayuda a pedir que llueva (o que llueva menos) para una buena cosecha en la milpa. Esta tradición es parte de la cosmovisión tlaxcalteca de unión con la Madre Tierra.

Foto: Mariana Castillo

De nopales y tunas de colores

La siguiente actividad es muy placentera: Zeferino Manoatl Tetlalmatzi te enseñará más sobre los nopales y las tunas. Verás que estos iconos nacionales son más complejos de lo que parecen y comerás directo de sus plantaciones, delicias como el nopalyolo, o corazón de nopal, o hasta 22 variedades de tunas de colores.

Zeferino Manoatl Tetlalmatzi Foto: Mariana Castillo

Maíces variados y conocimiento

La familia Baltazar Márquez vive en San Juan Bautista Ixtenco, asentamiento hñähñú donde se conservan sus maíces nativos con el fin de mantener su soberanía alimentaria y su entorno agroecológico. Las mujeres de esta estirpe son también cocineras y conocen bien platillos como la sopa de quelites, el atole agrio, el mole de matuma o de ladrillo, los tacos de semillas y más.

Foto: Mariana Castillo

Comida tradicional y delicias tlaxcaltecas

Podrás comer con una familia en la que conviven cinco generaciones de cocineras tradicionales. Estas mujeres a su vez son artesanas de textiles con tintes naturales y técnicas precolombinas. Francisca Maldonado, Nicolasa Hernández, Dalia Rodríguez y Fátima Luna viven en Contla de Juan Cuamatzi, donde podrás degustar delicias locales como el pipián de venas, los huauzontles capeados o el mole. El metate y el tlecuil, esa cocina de leña y ladrillos usada en la zona, son esenciales en las preparaciones.

Foto: Mariana Castillo

Agua de barranca o cacao

En Zacatelco se probará esta bebida tradicional elaborada con cacao, y se acompañará con un delicioso pan de fiesta que se rellena con helado, que es originario de San Juan Huatzinco.

Foto: Mariana Castillo

Condiciones para el recorrido

Dependiendo del tiempo e intereses del grupo, pueden visitar además los murales del Palacio de Gobierno y el Centro de Tlaxcala, así como beber una chela de la zona donde se elabora, en Cervecería Mozencahua.

El mínimo necesario para este recorrido es de 15 personas y tiene un costo de $550.00 pesos por cada uno de los asistentes. Incluye comidas y bebidas así como la ruta. Se deberá llegar a Tlaxcala en automóvil propio y el punto de encuentro es el Recinto Ferial en Avenida Tlahuicole.

Irad Santacruz y la familia Baltazar Márquez de Ixtenco Foto: Mariana Castillo

Aprendizaje con otras culturas

Otra sugerencia es que vayas dispuesto a aprender y disfrutar. Un viajero se diferencia a un turista por el respeto con el que llega a los espacios y la humildad con la que conoce y adquiere nuevas experiencias. Lo más bello de viajar es compartir.

Este tipo de recorridos son mis favoritos, porque se centran en la interacción y el intercambio con las personas, no en datos sin sentido. En ellos se puede observar y convivir. En mi opinión, de nada sirven los tours al vapor y sin profundidad que nada bueno dejan a los lugares.

¿Dónde aparto mi viaje a Tlaxcala?

Si se te antoja ir, escribe a cocina_tlaxcalteca@hotmail.com y organiza esta travesía con tus amigos y familia. Date la oportunidad de conocer más de tu país sin ir tan lejos ni gastar tanto.

En la imagen principal de este texto se ve a Nicolasa Hernández, cocinera de Tlaxcala. Foto: Mariana Castillo

 También puede interesarte

12 platillos de Tlaxcala que quizá no conocías

Yambigapan en San Andrés Tuxtla, lo sublime de la naturaleza

Fin de semana en Guadalajara: ¿qué hacer y dónde comer y beber?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *