x

Trastorno narcisista de la personalidad ¿qué es y cómo identificarla?

Trastorno narcisista de la personalidad

El trastorno narcisista de la personalidad, como imaginas, está relacionado con el mito griego de Narciso, aquel joven que al ver su reflejo en el agua se enamora de sí mismo. Pero, ser narcisista no se trata solo de adorarse; puede desencadenar ciertos comportamientos dañinos y agresivos hacia las personas con las que se relacionan y, muchas veces, quienes lo viven, no saben sobre este padecimiento.

Así que, contacté a la psicóloga Varna Valdéz, experta en terapia de pareja, para que me contara un poco más sobre este trastorno, de qué va y cómo puedes identificarlo.

¿Qué es el trastorno narcisista de la personalidad?

Lo primero que hay que entender es que gran parte de la connotación negativa que tenemos de un personaje como Narciso se debe a la religión católica que tiende a encasillar el amor propio como vanidad o pecado. Respecto a esto, Varna comenta: “A mi parecer no hay nada innatamente incorrecto con adorar el propio reflejo. De hecho, la satisfacción de admirarse a uno mismo es saludable. Es mucho mejor que ser crítico con uno mismo; pero bajo el concepto religioso, tendemos a confundir el amor propio con el egoísmo, cuando son cosas drásticamente diferentes”.

Una vez comprendido que el admirarse a uno mismo no tiene nada de malo, es momento de hacer conciencia sobre los momentos en los que se transforma en una conducta dañina o en un trastorno narcisista de la personalidad.

De acuerdo con la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, el trastorno narcisista de la personalidad se caracteriza por un patrón general de grandiosidad. Las personas que lo padecen requieren destacar, ser especiales, hacerse notar entre la gente a toda costa, sentirse admiradas y carecen de empatía. Este trastorno tiende a desarrollarse en la edad adulta y puede durar toda la vida.

Trastorno narcisista de la personalidad

¿Por qué se desarrolla el trastorno narcisista de la personalidad?

A pesar de manifestarse en edad adulta, el trastorno narcisista de la personalidad se gesta en los primeros años de vida. Varna comenta que “el narcisista fue un niño que no pudo ajustarse a la fantasía que uno de los padres tenía para su personalidad o comportamiento. El pequeño no pudo encontrar la manera de complacer a ese adulto y como resultado, el niño fue tratado como si fuera difícil, e incluso puede ser etiquetado como niño problemático”.

Esto quiere decir que los padres toman de manera personal el comportamiento del niño, generando que este se sienta rechazado y considerado como egoísta por ‘no ser como debería’. Además ocasionan que el pequeño no se sienta valorado ni amado, lo que origina una gran inseguridad.

De este modo, al crecer, sienten la necesidad de demostrarle al mundo lo especiales que son, pero al mismo tiempo, les cuesta mucho trabajo confiar y desarrollan una conducta hostil y egoísta.

Así, aquellos niños rechazados, hoy son adultos con ira, inseguridad y necesidad afectiva que pueden llegar a lastimar a las personas cercanas de manera intencional y alevosa.

Trastorno narcisista de la personalidad

¿Cómo identificar el trastorno narcisista de la personalidad?

Antes que nada, debes estar consciente de que solamente un profesional puede diagnosticar el trastorno narcisista de personalidad, pero estos puntos clave pueden ayudarte a saber si es necesario que tú o las personas cercanas a ti que manifiestan algún tipo de síntoma acudan con un psicólogo.

“Como no saben amarse a sí mismos y no saben cómo satisfacer sus propias necesidades, las personas que padecen el trastorno narcisista de la personalidad, sienten esa privación interna constante y pasan la vida tratando de llenar ese agujero con compañía, compras, viajes, fama, atractivo físico, etc. Es muy incómodo pasar tiempo con un narcisista, porque constantemente sentirás que esa persona te está quitando algo. Y si en algún momento no obtienen lo que quieren o las personas no están dispuestas a dárselo, sienten impotencia y enojo, que puede llevarlos a manipular o chantajear emocionalmente para conseguirlo”, asegura Varna.

Por si fuera poco, los narcisistas experimentan sentimientos crónicos de aburrimiento, hastío e inquietud cuando no consiguen brillar ni ser admirados y muchas veces son incapaces de sentir tristeza, necesidad y vulnerabilidad, debido a la amenaza de contactar con su vacío interior.

Y, como cada persona es única y manifiesta su narcisismo de maneras diferentes, la psicología categoriza el narcisismo en 3 ramas de acuerdo a ciertos patrones o comportamientos específicos.

Tipos de narcisistas

Como dije, el trastorno narcisista de personalidad se divide en tres grupos:

  • Narcisista exhibicionista: sobre este tipo, Varna comenta que “son el estereotipo, tienen la mentalidad de ‘mírame’ que los niños a menudo presentan. Si tienen la atención suficiente se sienten satisfechos. Piensan que son increíbles, se creen más inteligentes, más guapos, más poderosos que otras personas.”

Pero, este tipo de narcisista necesita mostrarse superior y no quiere que la gente le perciba como débil o inseguro, por lo que tiende a menospreciar a la gente, ser descortés, ignorar a los demás e incluso puede llegar a ejercer la crueldad.

  • Narcisista encubierto: Las personas con este tipo de narcisismo pudieron haber crecido en una familia con otro narcisista y por ende tienden a ser más inseguros. Demuestran su “superioridad” a través de cosas o situaciones como filosofía de vida, vestuario, etc., con esto no se exaltan a ellos mismos directamente, sino a través de algo a lo que ellos pertenecen.

“Este tipo de personas narcisistas tienen al comportamiento pasivo-agresivo y suelen frustrar a las personas que los rodean o a sus parejas al decir que harán algo, no hacerlo y disfrutar la reacción. De hecho, en el ámbito romántico, tienen a mostrarse carismáticos en público, pero abusivos y crueles en privado”, continúa Varna.

  • Narcisista tóxico: “Nunca me ha tocado tratar a una persona narcisista tóxica; sin embargo, estás personas anhelan el caos y la destrucción”, comienza Varna, para luego mencionar que estas personas no solo quieren sentirse superiores, también gozan de minimizar al otro y pueden llegar a ser sádicos y disfrutar del sufrimiento de otras personas.

A diferencia de los otros, el narcisista tóxico puede disfrutar de “enaltecer” a una persona, para luego hacerle ver todo lo malo y minimizarlo. Disfrutan del drama e incluso lo propician.

 

Trastorno narcisista de la personalidad

El trastorno narcisista de la personalidad requiere atención

Varna finaliza diciendo que lograr que una persona con trastorno narcisista de personalidad reconozca o acceda a recibir atención es realmente complejo, ya que el sentirse persona superiores no les permite aceptar que algo anda mal, al contrario, quienes le rodean son los equivocados.

Por esto, si identificas a alguien con alguna de las características del trastorno narcisista de la personalidad, lo ideal es que acudas a terapia a entender por qué te relacionas con ese tipo de personalidades y cómo puedes hacerle frente.

¿Ya conocías algo sobre el trastorno narcisista de la personalidad?

También podría interesarte…

4 errores en las relaciones de pareja ocasionadas por heridas de la infancia

Causas de la infidelidad ¿solo se da en parejas con problemas?

Perdonar una infidelidad, ¿cómo enfrentarlo y qué tener en cuenta?

Casi licenciada en Letras Clásicas, amante del café, la literatura, la escritura y la música. Distraída. Futbolista de domingos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *