x

Vinos Dadá, una opción para iniciar en el mundo del vino

Muchas veces he escuchado en reuniones de amigos que no son bebedores asiduos de vinos que quisieran saber cuál tomar sin que sea tan difícil. La bodega argentina Finca Las Moras creó vinos Dadá, una línea especial que satisface esa necesidad al ofrecer etiquetas para quienes inician en este mundo delicioso.

Son tres las opciones de Dadá que probé en un evento en Aurora Roma en el que, antes que cualquier otra actividad, te hacían un cuestionario en el que preguntaban tus hábitos de ocio y preferencias gustativas.

La idea de los creadores de este vino es que las personas se enfoquen en sus perfiles de sabor preferidos, más que en la información técnica del tipo de uva y otras características.

Estas son las tres opciones de esta línea:

Dadá 1: Vainilla (Bonarda y Malbec)

Un vino ideal para aquellos que prefieren los sabores dulces y ligeros, de frutos rojos y acidez moderada.

Dadá 2: Moka (Merlot)

Una bebida para los que buscan un sabor un poco más complejo e intenso, cercano al chocolate y los frutos maduros.

Dadá 3: Especias (Cabernet Sauvignon y Syrah)

Un vino con mucho mayor cuerpo que los otro dos, con más intensidad de notas y especias como pimienta, regaliz y canela.

¿Por qué Dadá?

El nombre de los vinos proviene del movimiento del mismo nombre que nació en Zúrich, Suiza a inicios del siglo XX, como consecuencia de los estragos causados por la I Guerra Mundial y los cánones estéticos establecidos.

Tal y como se lee en la nota de la revista Algarabia “este movimiento no podría llamarse dadaísmo y mucho menos ser considerado una corriente artística, pues Dadá  no es arte, sino antiarte, irracionalidad deliberada, desilusión, cinismo, absurdo, rechazo y azar; es eminentemente nihilista —nada hecho por el hombre vale la pena, ni siquiera el arte. De hecho, el dadaísmo es al arte lo que el anarquismo a la política”.

Precisamente, una de las frases que definen a este movimiento es la del poeta y novelista francés Louis Aragon:

“Basta de pintores, basta de escritores, basta de músicos, basta de escultores, basta de religiones, basta de republicanos, basta de monárquicos, basta de políticos, basta de burgueses, basta de policía, basta de patria… basta de todas estas imbecilidades: ya nada, NADA, NADA, NADA”.

Así, vinos Dadá justo busca que no te fijes en nada más que en disfrutar tú vino. Y aunque mi test indicaba que mi vino predilecto sería el tres pues me gustan los sabores especiados, el que más recomiendo es el dos, pero sugiero que los pruebes y elijas tu favorito.

No estoy de acuerdo con la frase cliché de “el mejor vino es el que a ti te gusta”, pero sí estoy a favor en que se guié paso a paso a los “bebensales” que inician para ir adecuando su paladar. Así, poco a poco, habrá una cultura del vino más desarrollada en México, con una demanda más exigente e informada.

Agradecemos a Paralelo Mx su apoyo para esta nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *