x

Violencia contra la mujer ¿dónde comienza?

La violencia en México, sin duda, es un tema preocupante que crece cada día más, y cuando se trata de violencia contra la mujer, la cosa empeora de manera considerable. Parte del problema es no comprender que la violencia no son solo golpes, hay mucho más detrás. Por esto, abordaré someramente algunas preguntas básicas, ¿qué es y dónde comienza?

“Actualmente 7 de cada 10 mujeres sufren violencia. El 95% de la violencia contra las mujeres se ejerce en el ámbito familiar y cada día mueren 7 mujeres por violencia de género” Fundación Origen

Violencia contra la mujer

Según la RAE, violencia se define como: “acción y efecto de violentar o violentarse” o “acción violenta o contra el natural modo de proceder”. Comprendido esto, es esencial entender que la violencia no se refiere únicamente al contacto físico, sino a una conducta.

De acuerdo con la psicoanalista Claudia Rodríguez Acosta, “la violencia contra la mujer implica una profunda devaluación de lo femenino, la violencia tiene muchas facetas y formas de presentarse. El odio hacia la mujer se gesta desde etapas tempranas de la vida y deja huella en lo consciente y en el inconsciente”.

Así es, este tipo de conductas se gesta desde la infancia, se aprende y puede ser algo tan sencillo como atribuirle a la mujer una condición inferior a la del hombre. Pero, poco a poco, cierto tipo de violencia se ha ido “normalizando”, complicando aún más su detección por parte de la mujer implicada.

Entonces, ¿dónde comienza?

Comienza en la infancia, cuando un pequeño o una pequeña miran una conducta inapropiada hacia la madre y esta no pone ningún tipo de límite. Más adelante, haber contemplado esta situación hará que mirar a una mujer débil o inferior, piropearla, celarla, controlarla, “darle el avión porque habla mucho” o incluso, golpearla sea concebido como algo “normal”.

Si lo pensamos, esta conducta, muchas veces no solo es ejercida por el sexo masculino, sino por las mujeres mismas. Un comentario, una humillación en público, una crítica al cuerpo, palabras machistas y la mujer recibiéndolo sin ninguna objeción, son apenas algunos ejemplos.

La violencia contra la mujer también es realizada en el momento en el que se justifica la agresión culpándola de ello, como cuando escuchamos a alguien decir: “eso le pasa por salir a altas horas de la noche y vestida así, ella se lo buscó”.

Así, se reitera: violencia no solo es agresión física.

Violencia contra la mujer

Todo comienza en las relaciones cercanas

Esto es algo para tomar en cuenta, ya que muchas veces “el maltrato ocurre dentro de la casa, con el novio, el marido o con los hijos. La posición de estas mujeres es difícil, ya que no se separan por miedo a estar solas, de no poder solas con sus hijos, de no ser queridas por nadie más”. Visto desde afuera no hace sentido, pero al estar dentro de la situación, la mujer en cuestión se siente atrapada.

“En estos casos es recomendable siempre pedir ayuda profesional, ya que la dinámica de la violencia de género y las relaciones de pareja es muy complejo”         asegura Claudia, ya que “la violencia contra la mujer solo se puede combatir desde la familia, desde lo particular de cada historia y desde la mujer misma”.

Y es que muchas veces, las mujeres ejercen maltrato sobre sí mismas cuando lo permiten, cuando creen que son inferiores, cuando se culpan.

La violencia contra la mujer no es un juego. Ha estado presente desde hace miles de años y aunque se han dado pasos importantes en la igualdad de género, aún falta un gran camino que recorrer.

Todo comienza haciendo conciencia, deteniendo a tiempo la violencia hará que no llegue tan lejos como el asesinato. La violencia contra la mujer es cosa de todos, así que, no la ejerzas, no la permitas, no la fomentes y si tienes hijos, no la enseñes.

Si requieres apoyo, la línea de Ayuda Origen 01800 015 16 17 da atención psicológica y orientación legal y médica a las personas, tanto hombres como mujeres, que sufren cualquier tipo de violencia. El servicio es profesional, confidencial y gratuito vía telefónica y mediante chat en línea en la página www.origenac.org.

También podría interesarte…

¿ Cómo detectar la violencia de género?

Estrés y diabetes, una combinación que hay que evitar

Trastorno por atracón y la depresión

Casi licenciada en Letras Clásicas, amante del café, la literatura, la escritura y la música. Distraída. Futbolista de domingos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *