x

Zaid Badwan y cómo curar una fractura con impresión en 3D

curar una fractura con impresión en 3D

Han pasado poco más de nueve horas desde que este joven de 25 años llegó al espacio de coworking donde también se encuentran las oficinas de su empresa MediPrint. Zaid Badwan Peralta demuestra su estrés con los acentos de su cuerpo: pasos grandes, rápidos, fuertes, una mano que roza su cabeza y otra que toma el celular para asegurarse de la hora.

–¿Nos vamos a tardar?—pregunta Zaid mientras su mirada se clava atónita, de nuevo, en el celular.

Una tarde de marzo, pasadas las seis de la tarde, este chico nacido en Jalisco desea estar en una charla sobre emprendimiento que se brinda en el patio de una casona vieja en la colonia Condesa. Después de unos minutos de caminar de la puerta del patio hacia ti y de vuelta, revisando continuamente la hora que marca su celular, entonces decide hacer el primer contacto visual –De acuerdo, pasemos a la sala de juntas.

A Zaid aún le quedan algunas marcas del chico introvertido que fue antes de ser emprendedor, no parece fácil que te diga de dónde viene o qué le gusta más allá de lo que hace en su empresa, pero de a poco te cuenta que es hijo único. Que su madre es una abogada que trabajó en el Registro Agrario Nacional, un empleo que no le dejaba tiempo para cuidarlo cuando él era niño y por ello tuvo que ser criado por sus abuelos en un rancho en El Chante, Jalisco. Que su madre, además, era gran entusiasta del ajedrez y le ayudó a leer libros sobre filosofía cuando él era muy joven.

La distancia entre Zaid y su madre han marcado dos partes de su vida. La primera fue la niñez desarrollada en el lejano Chante y la segunda fue el detonante que provocó que Zaid se convirtiera en uno de los jóvenes pioneros en implementar la impresión en 3D en el sector médico mexicano.

Zaid estudió Ingeniería mecatrónica en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Durante todo ese tiempo tuvo empleos de medio tiempo y poco después empezó a trabajar en una farmacéutica donde se percató que el solo tener una licenciatura no era suficiente para enfrentar el ambiente laboral al graduarse. Zaid aplicó y obtuvo una beca para estudiar durante seis meses en el Instituto de Estudios Políticos de París, allí adquirió habilidades en administración, finanzas y marketing.

curar una fractura con impresión en 3D

Al estar en Europa fue contactado por la Universidad del Sur de California para realizar una estancia de investigación en impresión 3D y al cabo de unos meses de su estadía en Estados Unidos su madre tuvo un accidente por lo que tuvo que regresar a México.

Hasta el año del accidente de su madre, 2014, hablar de un yeso nunca tuvo mayor sentido en la vida de Zaid. Tras el percance la madre de Zaid tuvo que sufrir una fractura quirúrgica en la misma mano que se lastimó durante el incidente.

–Le colocaron mal el yeso y el hueso selló mal así que tuvieron que volver a rompérselo para ponerle un yeso nuevo, pero ese último procedimiento le provocó el 50% de discapacidad en la mano por lo que mi madre tuvo que ser jubilada de su empleo en el Registro Agrario Nacional.

Tras el accidente de su madre Zaid creó un sustituto al yeso convencional. El objeto lleva por nombre Novacast y es una suerte de guante que parece hule con orificios hexagonales. Este proyecto le ha valido diferentes tipos de reconocimientos como el primer lugar en el Concurso emprendedores que organizó en 2014 la Sociedad de Exalumnos de la Facultad de Ingeniería de la UNAM.

En 2015 Zaid participó en la Semana Nacional del Emprendedor en la sección de Casos de Éxito, mientras que en 2016 obtuvo el premio Estudiante Emprendedor por parte del Boldly GO! Que organiza la Bolsa Mexicana de Valores y la Organización global de emprendedores; del mismo modo, fue ganador del reconocimiento que otorga la Unitec en innovación tecnológica para el desarrollo social que apoya la Laurate Universities International e International Youth Foundation.

Zaid finalizó el 2016 con broche de oro al ser uno de los cinco ganadores de SPIN 2016, organizado por Red Emprendia, un conjunto de universidades iberoamericanas que desarrollan programas internacionales para apoyar al talento emergente de las universidades.

Curar una fractura con impresión en 3D

El inmovilizador Novacast está patentado por Zaid. Para realizarse se hicieron diversas entrevistas con, al menos, 60 médicos mexicanos y la validación final del sustituto de yeso se hizo por especialistas en ortopedia del Instituto Nacional de Rehabilitación.

Zaid asegura que emprender en el sector salud es complicado porque se tiene que contar con diversas certificaciones expedidas por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) “y no son baratas”. Para que Novacast lograra ser acreditado Zaid, además de las diferentes entrevistas y opiniones de diversos médicos, tuvo que utilizar el dinero que obtuvo en diversos concursos para “cubrir la parte legal” que una creación médica necesita.

El mismo marco legal fue el que le indicó a Zaid quién sería su cliente potencial ya que en la norma médica se indica que un yeso (o su sustituto) debe ser colocado por un médico.

–El primer médico que me ayudó con Novacast fue un especialista del Hospital Ángeles. Ahora, dentro de nuestros clientes, están varios médicos de la cadena hospitalaria y otros sitios similares.

Zaid es cauteloso con las cifras y los nombres. Ahora se encuentra en la adquisición de su primera ronda de inversión que le ayudará a tener presencia en otras partes de México y no solo en la ciudad capital. Además cuenta con el apoyo del banco Santander y tiene un convenio con una prestigiosa aseguradora.

Lo que Zaid se limita a revelar es que ni con una inversión de cinco millones de dólares alcanzaría a cubrir la demanda en el sector público pese a que su gran sueño sería tener presencia en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

Otros proyectos

Para desarrollar Novacast Zaid creó una impresora 3D propia. Al momento de obtener la ronda de inversión Zaid ya contaba con varias de ellas.

Además se están creando modelos anatómicos de educación con los que estudiantes médicos pueden hacer ejercicios prácticos. Se realizan investigaciones en prótesis ocular, y prótesis de extremidades al igual que en cubiertas anatómicas para las mismas. MediPrint también funciona como taller para los médicos que desean imprimir prototipos de otros dispositivos médicos. Todas estas investigaciones Zaid las realiza de la mano de especialistas del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán y de la UNAM.

Zaid finaliza la charla a los minutos de comer su platillo favorito, unos chilaquiles que llegaron a la mesa de la sala de juntas sobre un plato de unicel.

–No había comido nada en todo el día, ya me sentía mareado.

Zaid le hace justicia a su frase favorita: “el hombre que se convirtió en su obra”. No está impreso en 3D pero demuestra que ser un emprendedor es esa gana de aprender cosas nuevas todo el tiempo y dedicarle a tu proyecto horas extra; aunque eso te haga sentir mareado o con estrés.

Para quienes quieran emprender el en mundo de la impresión 3D Zaid tiene un tip:

Alguien que quiera emprender debe tener una fuerte motivación detrás porque habrá tiempos difíciles y si no existe ese algo muy grande que te ayude, muchas veces, a sobrepasar el sueño, cansancio o desesperación entonces te va a ser difícil encarar los retos que implica.

Si te interesa conocer más al respecto te invitamos a que eches un ojo en el apartado de hospitales y clínicas en Sección Amarilla.

También podría interesarte…

Rodrigo Salazar y la versatilidad de un Kinect

Luis Bravo y la dificultad de crear manos

¿Es mejor un trasplante que una prótesis?



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.